Tecnología

Uber investigará los coches sin piloto

La región de Bruselas se prepara para regular Uber
Escrito por Redacción TICbeat

La plataforma de uso compartido de vehículos confirma que se ha aliado con la Universidad de Carnegie Mellon para avanzar en este campo.

Uber ha sorprendido al mundo con un anuncio: ha decidido adentrarse en el campo de la conducción autónoma y los vehículos sin conductor, a través de un proyecto de investigación en el que se asociará con la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburgh.

La noticia ha cogido a muchos con el pie cambiado, usuarios de su controvertido servicio de transporte privado compartido incluidos. La pregunta que resuena ahora en foros y medios es qué pasará con todos esos conductores a los que Uber promete un dinero extra a través de su plataforma si ahora los tiros apuntan, precisamente, hacia los vehículos sin conductor.

Otros se refieren a una de las compañías que más ha apoyado al proyecto de Uber, Google, que también trabaja desde hace tiempo en el desarrollo de un coche autónomo. ¿Podría interpretarse este viraje de Uber en la misma dirección como una traición a su aliado? En realidad, es difícil saber si fue antes el huevo o la gallina, porque últimamente se rumorea que el gigante de Internet trabaja en un servicio de vehículos compartidos y, precisamente, sin conductor.

En cualquier caso, desde Uber, se esfuerzan por tranquilizar a usuarios y socios explicando que esto no es más que una búsqueda de posibilidades para el futuro. Así lo ha señalado en una entrevista con Recode Jeff Holden, responsable de producto de la compañía, quien insiste en que la investigación en conducción autónoma forma parte de una estrategia a largo plazo.

“Tienes que plantar semillas durante muchos años para que crezcan algún día. Si quieres tener un negocio en el futuro, debes construirlo”, señala Holden, quien reconoce que existen tecnologías que quizás casen más con su negocio actual, como los mapas, pero que recuerda que, aunque todavía es pronto para saber en qué derivarán los coches autónomos, si su compañía no se mueve ahora, “cuando llegue el momento, será demasiado tarde”.

En cuanto a la preocupación que la noticia pueda haber despertado entre los conductores que trabajan con Uber, Holden insiste en que, para Uber, la liga de la conducción autónoma, se juega en una escala de tiempo “completamente diferente” a la de su negocio actual, y que seguirán estando tanto hoy como mañana en el mismo lugar desde el que hasta ahora se han relacionado con los conductores de su servicio.

Holden no cree que haya nadie en el mundo preparado para poner sus vehículos autónomos en la carretera y simplemente darle al botón. A Uber también le “faltan muchos años”, señala. Él percibe este avance “como algo en un punto intermedio entre la investigación y la ingeniería”.

Uber siempre ha definido Uberpop, el servicio que lanzó en España en abril de 2014, como una plataforma de economía colaborativa para que los dueños de un vehículo pudieran amortizar el coste de éste transportando a pasajeros a cambio de dinero, pero la práctica levantó ampollas en el sector del taxi. Convencidos de que Uber ejercía, por su ausencia de licencias, una competencia desleal, la Asociación Madrileña del Taxi presentó ante un juzgado de Madrid una demanda contra Uber que de momento ha desembocado en el cierre temporal del servicio en España.

Foto cc: Joakim Formo

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.