Tecnología

Twitter tiene un dilema: ¿qué hacer con los influencers que acosan?

Twitter tiene un dilema: ¿qué hacer con los influencers que acosan?
Escrito por Lara Olmo

Twitter tiene herramientas para denunciar y eliminar los mensajes de odio y acoso pero, ¿y si proceden de un usuario influyente? Su doble vara de medir se ha puesto en evidencia cuando un famoso ha publicado fotos pornográficas para vengarse de su ex-pareja.

Estamos hartos de oír que las redes sociales tratan de mejorar cada día las herramientas para evitar que el discurso del odio y el ciberacoso tengan cabida en sus plataformas. Si hay una que tiene muchos problemas con ese tema es Twittere incluso está siendo motivo de su lento crecimiento y de la fuga de inversores.

Como el resto de redes sociales, la que dirige Jack Dorsey tiene su decálogo sobre cómo comportarse de forma respetuosa para que sea un lugar seguro y qué hacer en caso de ser víctima de un troll.

Este es el discurso oficial, pero hay un refrán que dice que “el movimiento se demuestra andando”, y la manera de actuar (o más bien de no hacerlo) ante ciertos casos de acoso hace que algunos se pregunten si realmente Twitter está tan comprometido con este tema como asegura.

El último caso lo hemos visto con el hermano menor de la saga de los Kardashian, Rob, una familia que logra convertir en oro (y en viral) todo lo que toca. Hace unos días publicó unas fotografías de su ex-pareja de carácter sexual en Twitter para vengarse de ella, y con 8 millones de seguidores que tiene, el tema se difundió como la pólvora.

Las fotografías estuvieron publicadas durante más de media hora, y aunque al final Twitter acabó borrándolas, Rob Kardashian no ha recibido castigo alguno por ello y su cuenta sigue estando activa.

La impunidad de la red social de microblogging cuando este tipo de comportamientos los protagoniza una celebritie ha quedado aún más en evidencia porque el hermano de las Kardashian trató de hacer lo mismo en Instagram y esta red social eliminó casi instantáneamente las imágenes ofensivas y suspendió su cuenta.

La lectura que cabe hacer de este caso es que si eres una celebritie con millones de seguidores, puedes hacer porno vengativo en Twitter.

Un modelo de negocio contradictorio

Para entender por qué Twitter no ha sido tan drástico, hay que revisar dos de sus postulados, para ver que en efecto se contradicen: por un lado afirma que si los medios de comunicación, instituciones y usuarios influyentes no la utilizan para volcar contenido, la masa de usuarios se irá, pero por otro lado también reconoce que si el odio campa a sus anchas, también perderá masa crítica.

Esta incompatibilidad queda evidenciada también con el uso que hace de Twitter Donald Trump. Nadie duda de que es uno de sus usuarios más relevantes e influyentes, y últimamente le está dando una visibilidad a la red social del pajarito que hacía tiempo que no tenía. Ello pese a que muchas veces la utilice para lanzar mensajes políticamente incorrectos e incluso ofensivos.

Twitter ha alegado que @POTUS (la cuenta oficial del presidente de Estados Unidos) tiene más libertad para tuitear lo que quiera por su relevancia política y su interés social y periodístico.

Entonces, ¿le preocupa tanto a esta red social convertirse en reducto de los acosadores, trolls y demás calaña? De momento sus prioridades siguen sin estar claras.

 

 

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.