Tecnología

Trump sigue usando su antiguo Galaxy S3 (y tuiteando con él)

donald-trump-movil-android-galaxy
Escrito por Lara Olmo

Trump no podrá tuitear desde el móvil cifrado que le han facilitado los servicios secretos estadounidenses. Quizás por eso se resiste a deshacerse de su antiguo Android.

A los Servicios de Seguridad estadounidenses, y más concretamente a la Oficina Militar de la Casa Blanca, les ha salido una china en el zapato. Donald Trump está haciendo gala de su irreverencia y pese a las recomendaciones (por no decir, exigencias) de estos organismo, todo apunta a que aún no ha sustituido su antiguo dispositivo móvil por el modelo cifrado que le facilitaron cuando fue investido presidente.

Para llegar a esta conclusión, medios como el New York Times han observado el uso que Trump le ha estado dando desde entonces a su famosa cuenta personal de Twitter. La mitad de los tuits han sido enviados desde un iPhone, previsiblemente los publicados por su gabinete de comunicación, y la otra mitad desde un dispositivo Android, que sería el suyo.

Aunque oficialmente se desconoce qué terminal tiene el Presidente estadounidense, varias investigaciones de blogs americanos señalaron hace tiempo que podría tratarse de un Samsung Galaxy S3 (un modelo lanzado en 2012).

 

La cuestión no es baladí. Un presidente de Estados Unidos, la persona con más influencia del mundo libre, que se aferra a un móvil con las mismas prestaciones que cualquiera de nosotros es una cuestión de seguridad internacional y un flanco fácil para el espionaje.

Los modelos de smartphone convencionales de consumo no ofrecen garantías de seguridad suficientes. Sus múltiples cámaras y micrófonos son fáciles de interceptar y pueden presentar vulnerabilidades que los hackers pueden aprovechar para extraer los mensajes e incluso activar el micrófono.

Los dispositivos que emplea el presidente de Estados Unidos y otros funcionarios de alto rango están bajo el control de la Oficina Militar de la Casa Blanca. El gobierno diseña y cifra modelos específicos para controlar y supervisar exactamente qué información entra y sale de los aparatos.

Miedo en Estados Unidos a que Trump atente contra la neutralidad de la Red

Estos apenas permiten hacer ciertas llamadas, abrir correos electrónicos y navegar por Internet, pero no tienen acceso a tiendas de aplicaciones. Por eso Trump no podrá tuitear desde su nuevo terminal cifrado. Pero el mandatario ya dijo que no pensaba renunciar a su perfil personal en la red social  de microblogging, entre otras cosas, porque le permite lanzar sus mensajes sin el filtro de los medios de comunicación (a los que ha acusado de censura).

Si un ciberdelincuente se hiciera con el control de su terminal y empezara a tuitear en su nombre, esto también sería caótico a nivel geopolítico y económico, sobre todo porque empresas, organismos e instituciones de todo el mundo están pendientes de cada mensaje que lanza en esta red social.

Vía | Quartz

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.