Tecnología TICbeat LAB

Trucos para limpiar el teclado del ordenador sin estropearlo

como-limpiar-teclado-ordenador-sin-estropearlo
Escrito por Lara Olmo

Puede que no le hayas prestado mucha atención, pero el teclado de tu portátil es un cúmulo de desperdicios y suciedad. Límpialo adecuadamente con estos trucos.

Si lees estas líneas desde un ordenador, échale un vistazo al teclado. A no ser que sea muy nuevo y todavía esté impoluto, te verás manchurrones, huellas en las teclas y pequeñas trazas de dudosa naturaleza colándose por las ranuras. A lo que tendrías que añadir partículas de polvo que no se ven a simple vista.

Junto a la pantalla de nuestro smartphone, podríamos decir que el teclado del ordenador es el foco por excelencia de suciedad y residuos. Y es normal, dado que nuestras manos pasan por él a diario y son una de las partes del cuerpo más contaminadas.

Aunque son resistentes y están diseñados para aguantar la suciedad, de vez en cuando conviene darles un repaso y eliminar los restos y microbios que se vayan acumulando, para que siga respondiendo como el primer día.

El mantenimiento no puede hacerse de cualquier forma: presionando con fuerza podemos dañarlo y derramar líquidos desinfectantes está prohibido, si no queremos que se cuelen por entre las teclas y acabe inutilizado (a no ser que el teclado sea lavable), con consecuencias incluso para el funcionamiento del equipo.

Hay que tener en cuenta además si tecleas desde un portátil o si utilizas un teclado externo mecánico con teclas más altas.

Teclado de portátil

La mayoría de los ordenadores portátiles incorporan un teclado de tipo chiclet, sobre todo por una cuestión de abaratamiento de costes de fabricación. Todas las teclas están ubicadas sobre una misma estructura que cubre el teclado: una membrana de goma en forma de burbuja debajo de cada tecla. Si tienes un MacBook, el teclado funciona con mecanismo de tijera, que impulsa las teclas hacia arriba después de pulsarlas.

Si nuestro equipo tiene poco tiempo lo más probable es que el teclado sólo tenga un poco de polvo, que se puede quitar fácilmente con una aspiradora adaptada para este fin o incluso pasando una brocha entre las teclas. En ambos casos tendrás que tener el equipo apagado.

limpiar-teclado-portatil

Si por el contrario llevas tiempo sin limpiarlo y las teclas están algo grasientas, lo mejor es que cojas un algodón o bastoncillo y lo impregnes con un solución desinfectante o alcohol de 90°; aunque dependiendo de la calidad del teclado, puede que al frotar te lleves los caracteres grabados. Si temes que pueda ocurrir, moja el algodón en agua con detergente o un poco de jabón.

Hasta aquí los consejos para limpiar el teclado se quedan en la mera superficie, pero como imaginarás, bajo las teclas puede haber todo un mundo de residuos. Si lo que quieres es limpiarlo en profundidad tendrás que sacar la teclas, para lo que existen herramientas específicas, como unas palancas o spudger (en el argot técnico) que puedes encontrar en Amazon.

Para extraerlas deberás ir tecla por tecla, deslizando la palanca debajo de la tapa de cada una y levantándola suavemente hacia arriba. Una vez destapada, puedes usar un aspirador para extraer el polvo y la suciedad que se haya acumulado. Para cubrirlas de nuevo, empuja la tapa hacia abajo desde el borde inferior.

Teclado mecánico externo

Si lo que quieres es limpiarlo en la superficie, las recomendaciones anteriores son igualmente válidas. En este caso asegúrate de desconectar el USB que vincula el teclado al ordenador y de apagarlo antes de limpiar nada.

Todos los teclados mecánicos tienen tapas extraíbles. Para sacarlas tendrás que usar un destornillador aunque un spudger también te servirá. Una vez extraídas, puedes pasar el aspirador sobre el teclado “desnudo” y si quieres una limpieza más profunda, siempre puedes poner en remojo las teclas con agua tibia. Luego sólo tendrás que secarlas bien y volver a ponerlas en su lugar, presionando ligeramente para que queden enganchadas.

Aunque ten cuidado: si tu teclado tiene estabilizadores bajo las teclas, lo mejor será que hables con el fabricante, porque volver a ponerlas será difícil y puede que no respondan igual que antes de extraerlas.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.