Tecnología

Los troyanos bancarios amenazan estas Navidades

Escrito por Miriam Castellanos

Los ciberdelincuentes aprovechen estas fechas para multiplicar sus estafas y lanzar a diario nuevos troyanos bancarios para conseguir los datos de acceso a las cuentas bancarias.

Ya sabemos que para estas Navidades la tendencia en alza es realizar las compras a través a Internet. Cada vez son más los compradores online que valoran las ventajas de poder ir de tiendas sin moverse del salón. Sin embargo, el comercio electrónico y la banca online, con la que está estrechamente ligado, encierran peligros a los que debemos prestar atención.

No es de extrañar que los ciberdelincuentes aprovechen estos días para multiplicar sus estafas y lanzar a diario nuevos troyanos bancarios para conseguir los datos de acceso a las cuentas bancarias y redirigir las transacciones a sus propias cuentas corrientes. Estos troyanos prosperan en fechas señaladas de compra, como son las Navidades, y desarrollan variaciones cada vez más eficientes.

La empresa de software G Data ha desarrollado una tecnología capaz de hacer frente al 99% de las infecciones producidas por troyanos bancarios. G Data BankGuard detecta las alteraciones que se producen cuando un ordenador es infectado por el virus y manipula su sistema de memoria, y a continuación sustituye las archivos de librerías adulterados por copias de los originales.

Los usuarios necesitan soluciones y tecnologías proactivas que les permitan realizar sus transacciones bancarias con absoluta confianza y garanticen su seguridad en tiempo real. La tecnología G Data BankGuard cierra una brecha crítica, ofrece una protección que no depende de las consabidas firmas de virus y garantiza la seguridad de las compras online estas Navidades“ apunta Eddy Willems, experto en seguridad de G Data.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando nos conectamos a nuestro banco online?

En primer lugar, hay que asegurarse de usar dos procesos de autenticación complementarios para aumentar la seguridad de las transacciones. Nunca se debe especificar datos bancarios ni personales a través del correo electrónico ni de formularios web de tiendas desconocidas o sospechosas.

Otra sugerencia es escribir manualmente en el navegador la URL de destino, ya sea un banco o una tienda, asegurándote de que no haya errores de transcripción. De esta forma se pueden evitar potenciales ataques de phising que suelen producirse a través de enlaces fraudulentos de correos electrónicos.

Es recomendable utilizar una solución de seguridad que incluya herramientas para garantizar la seguridad de la banca online además de un filtro web que bloquee los sitios peligrosos.

Como último consejo, no hagas compras ni accedas a tu banca online desde redes WiFi públicas.

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos