Tecnología

Tres tecnologías que darán una nueva vida los ordenadores personales

La migración de Windows XP frena ligeramente la caída de las ventas de PC

Desde que Olivetti lanzara el primer ordenador personal, el Programma 101, entre 1962 y 1964, los PC han experimentado una tremenda evolución en todos los aspectos. Sin ir más lejos, han pasado de ser equipos de grandes dimensiones y complicados de manejar a equipos ligeros, portátiles y con sistemas operativos intuitivos y basados en una experiencia visual para todos los públicos.

También su uso ha cambiado en estos años. Si en sus primeras décadas de existencia el PC se usaba principalmente para fines profesionales y por una pequeña comunidad de aficionados a la informática, hoy en día es un elemento indispensable en cualquier hogar, en el que, por ejemplo, los niños hacen sus deberes y juegan a videojuegos o los adolescentes exploran las redes sociales, sin menospreciar su utilidad profesional original.

Sin embargo, la llegada de los netbook (que eran técnicamente un retroceso tecnológico en la evolución del PC a cambio de una mayor movilidad) y luego y muy especialmente de los tablets, han puesto al ordenador personal en una de sus mayores encrucijadas históricas hasta la fecha. Así, las principales consultoras como Gartner o IDC llevan años alertando de la bajada exponencial de las ventas de PC en todo el mundo y, aunque 2014 ha sido un año de leve recuperación, cabe preguntarse qué ocurrirá en 2015 y los ejercicios venideros: ¿Tiene futuro el ordenador personal, esencialmente el portátil, tal cual lo entendemos hoy en día? ¿Cuáles son los pilares en los que se basarán los principales fabricantes para darle un nuevo impulso a esta industria?

Ordenadores 100% sin cables

Hasta el momento uno de los principales hándicaps al transporte de cualquier portátil que estamos atados a toda una maraña de cables que también deben acompañarnos a cualquier lugar al que vayamos, desde cables de red local hasta el propio cargador del portátil, pasando por dispositivos de almacenamiento externo o monitores.

ultrabook-intel

En ese sentido, Intel y la Alliance for Wireless Power (o A4WP) están desarrollando un nuevo concepto de PC que eliminaría por completo los cables en su concepción, usando para todas la comunicaciones tecnologías inalámbricas.

En el caso propio de la carga sin cables, se emplearía un sistema de resonancia magnética conocido como Rezence. Mediante esta tecnología, nuestro ordenador buscaría señales de bases de carga inalámbricas que estén ubicadas bien en nuestro hogar o bien en espacios públicos como cafeterías, bibliotecas o aeropuertos. Una vez detectada, el PC se conectará automáticamente y empezará a cargarse, aunque de momento su potencia apenas llega, indican los expertos, para cargar algunos ultrabooks y equipos híbridos. Puede parecer ciencia ficción pero es una realidad inminente: los primeros PC con esta tecnología llegarán, según las previsiones, en el primer trimestre de 2015.

Al mismo tiempo, seremos capaces de conectar nuestros portátiles de forma inalámbrica a segundas pantallas, sin necesidad de cables HDMI, y con una calidad de imagen nunca antes lograda. Ello será posible gracias a la consolidación de WiGig, una variante de la tecnología WiFi que permite transmitir señales de vídeo en resolución 4K sin cortes ni interferencias de ningún tipo.

‘Smart PC’, un concepto por desarrollar

Uno de los fenómenos que ha traído consigo la llegada de los tablets y smartphones ha sido la necesidad de dotar de inteligencia hasta el último aparato informático de nuestro hogar. Entonces, ¿cómo es posible que hablemos de smartwatches y no hayamos planteado aún un ‘smart PC’?

ordenadores

2015 puede ser el año en que la potencia inalcanzable de un PC se alíe con sistemas predictivos, de reconocimiento visual y de voz, para dotar a nuestro ordenador de una inteligencia magnífica que nos haya más cómodas nuestras tareas del día a día. Por ejemplo, Intel se plantea eliminar las tradicionales webcam que incorporan la mayoría de portátiles y sustituirlas por cámaras Realsense en tres dimensiones para permitir a nuestros equipos reconocer objetos e incluso medir distancias entre elementos. También se espera que Microsoft de algún paso más en esa línea y aporte su experiencia con Kinect al campo de los portátiles de toda la vida.

La inteligencia también comprende al ámbito de la seguridad. Y es que, después de los ciberataques experimentados este año, parece obligado dar un salto cualitativo en materia de autenticación y la industria ha tomado el testigo. Por ello, los ordenadores de nuestro futuro próximo incorporarán presumiblemente tecnologías de autenticación biométrica que eliminarán las engorrosas contraseñas de antaño al mismo tiempo que aportan más seguridad y fiabilidad a nuestra actividad en Internet.

Más autonomía y movilidad

Hoy por hoy es más que frecuente que una persona deje su portátil en casa y lleve a una reunión o a un viaje su tablet, aun sabiendo que para las funciones que desee emplear, un PC sería mucho más conveniente. ¿Por qué? La respuesta es, en la mayoría de los casos, la mala movilidad de estos equipos en comparación con el iPad y compañía.

Por eso, la industria sigue trabajando en crear ordenadores portátiles más cómodos, delgados, ligeros y con una mayor autonomía. Así, ya empiezan a aparecer en el horizonte los primeros PC de 15 milímetros de grosor y la filosofía ‘Air’ de Apple parece impregnar todos los desarrollos que se vienen haciendo de cara al próximo año. Por su parte, la llegada de Windows 10 –con un mejorado sistema de gestión de la batería- y el menor consumo de los esperados procesadores Carrizo de AMD o Broadwell de Intel, harán que podamos disfrutar muchas más horas de nuestros PC sin tener que estar pendientes de su carga.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.