Tecnología

Trends 2012. El usuario omnipresente, poderoso y virtual

Escrito por Autor Invitado

Aunque llevamos ya unos años oyendo hablar de la Web 2.0 y de las redes sociales, es necesario resaltar que están alcanzando su cenit. Los datos lo corroboran: el 40% de los usuarios de Internet en el mundo posee un perfil en Facebook (mientras escribo estas líneas se harán más de 300.000 actualizaciones de perfil y se colgarán más de 14.000 fotografías en esta misma red) y con toda probabilidad, buena parte del 60% restante está presente en algún otro medio social o comunidad virtual.

En este terreno podemos hablar de tres claras tendencias para este año que acaba de comenzar: la omnipresencia, el poder y la socialización virtual de los usuarios.

En este momento en que los internautas conocen estos espacios y disfrutan compartiendo información personal y profesional con su red de contactos, está a punto de comenzar la segunda fase, la hiperconexión de los diferentes espacios y desde cualquier espacio. Actualmente, la mayoría de usuarios de este tipo de espacios están presentes en más de una red social, la tendencia es a simplificar el acceso a los diferentes espacios vinculándolos entre si. Por otra parte y cuando hablo de hiperconexión desde cualquier espacio me refiero a que el acceso a la red ya no requiere de un ordenador y una conexión, aunque esto último sigue siendo necesario. Los internautas 2.0 necesitan compartir constantemente información: desde su móvil, desde su tableta y desde su televisor.

Los usuarios 2.0 necesitan comunicarse constantemente, y la tecnología lo permite. Estos internautas quieren compartirlo todo: sus gustos, aficiones, proyectos profesionales… Pero esta obsesión por compartir ya está afectando y lo va a hacer con más fuerza en el futuro a las organizaciones comerciales. Antes de la aparición de los medios sociales, la relación entre las grandes empresas y los consumidores era complementaria: las grandes corporaciones poseían una gran cantidad de información y compartían con sus clientes aquella que consideraban que podían saber, guardando celosamente aquella otra que podía resultarles perjudicial.

Con los medios sociales la tecnología se ha democratizado y las relaciones entre las empresas y los consumidores han pasado de ser complementarias a ser simétricas: cualquier internauta con conocimientos básicos de ofimática puede producir y difundir contenidos a escala global. Estos medios han desposeído a las grandes corporaciones de la ventaja que la complementariedad relacional les confería. El usuario tiene el poder, el poder de la comunicación y las redes le han inyectado el virus de la participación, ya no les basta con ser espectadores pasivos sino que quieren ser los protagonistas de la noticia.

Los espacios relacionales han cambiado y han pasado del mundo físico al virtual. Los internautas quieren encontrar trabajo en Linkedin, desahogarse en Facebook, comentar noticias en Twitter o ligar en Badoo. Han trasladado sus redes sociales reales a Internet y, esto, se debe en gran medida al caos que domina nuestras vidas porque las redes sociales, debido a su enorme potencia viral, agilizan y facilitan nuestras comunicaciones: podemos hacer llegar mucha información a una gran cantidad de contactos en muy poco tiempo. En definitiva, la tecnología nos ha sumergido en la vorágine que impera en un mundo globalizado e interconectado.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado