Tecnología

Trends 2012. Revolución en el sector público TIC

Escrito por Autor Invitado

En este post me gustaría plasmar la revolución que, en mi opinión, va a sufrir el sector público TIC y los retos a los que se van  a tener que enfrentar tanto los que trabajan en la propia administración como los que transan con ella. En esta revolución creo que cabe distinguir tres fases: La primera es la fase del desconcierto en  que estamos inmersos actualmente ya que,  año tras año, se continúa produciendo una enorme reducción en  la inversión TIC de las AA.PP.  Sirvan dos datos recientes a modo de ejemplo: durante el primer semestre del 2011 se han publicado un 40% menos de licitaciones TIC que en el mismo periodo del 2010 y este fin de año se han renovado contratos anuales por solamente unos meses, a modo de puente entre cambios de gobierno.  Si a esta situación presupuestaria, sumamos los recortes salariales anunciados, y aplicados, no es difícil entrever un ambiente nada motivador ni para los gestores TIC y ni para  sus suministradores.

Pero es indudable que a corto plazo entraremos  en una segunda fase,  que denomino fase de reposicionamiento,  en la que   tanto los  gestores TIC de las AA.PP como  sus proveedores  tendrán que aprender a manejar las limitaciones impuestas: presupuesto de inversión prácticamente inexistente, déficit controlado, aumento de deuda innombrable y plantillas congeladas.

Estas limitaciones obligaran a usar fórmulas de contratación, previstas en la LCSP, pero prácticamente no utilizadas en TIC durante la época de bonanza. Fórmulas que posibilitan  que los activos contratados continúen figurando en la contabilidad del proveedor y que permiten que la administración abone los servicios/bienes a medida que los vaya consumiendo. Me estoy refiriendo a la colaboración público-privada contractual.

Desde el punto de vista tecnológico, se verán primadas todas aquellas soluciones o planteamientos comerciales que no requieran una inversión “at front” por parte del cliente. Tendrán muy buena acogida, proyectos de transformación que impliquen una reducción del gasto pero, eso sí, manteniendo  el no pago anterior a  la puesta en marcha del proyecto.

La siguiente fase la denominaré fase de colaboración ya que a medida que los gestores de las AA.PP y sus suministradores avancen en la curva de aprendizaje de los procesos de gestión de los proyectos puestos en marcha en la fase anterior, se darán cuenta de que necesitan nuevos modelos organizativos, nuevos perfiles profesionales y herramientas de gobernanza. Organizaciones, perfiles y herramientas que permitirán que la administración evolucione desde la actual función de operador a la de regulador pero que también empujaran  a los proveedores a establecer prácticas diseñadas para dar una respuesta  complementaria a la evolución de su cliente.

Odio la frase “hay que hacer más con menos” ya que normalmente el que la dice nunca es el que tiene que aplicársela.

Creo que “hay que hacer las cosas de otra forma”  y estoy convencido de que, si se  implantan estrategias transversales y ambiciosas, se conseguirán soluciones más eficientes, eficaces e incluso más económicas que con la pueril receta anterior.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado