Tecnología

Trends 2012. Revival, customización, freeware y “placeres débiles”

Escrito por Autor Invitado

Tendencias en las industrias culturales. Durante el presente año 2012 se prevé una gran pluralidad y extensión de propuestas que harán convivir  lo más novedoso con lo más clásico o revival. Ante una época de crisis económica y financiera es posible que se reactive la creatividad de bajo consumo y, en ese sentido, los consumidores intentarán aprovechar y conservar al máximo lo que poseen combinándolo  con alguna compra en la que intentarán escoger lo que ofrezca mayores garantías, durabilidad, resistencia o posibilidad de ser reciclado.

La continuidad, al menos durante los próximos meses, de la actual situación económica hará que los consumidores tiendan a organizarse y utilizar cada vez más las tecnologías que ya poseen incrementando el uso de herramientas on line y contenidos digitales. Lejos de la problemática jurídica de las descargas y manipulación o sustracción de información ilegal, alegal, no permitida o no aconsejada, seguirán apareciendo nuevos sistemas de distribución, producción e interacción hacia contenidos de gran interés tanto para los usuarios de nuevas tecnologías, es decir, para los denominados nativos digitales como para los nuevos inmigrantes digitales que serán acogidos o atrapados por las redes ante la posibilidad de permanecer más tiempo en el hogar, al igual que volverán a recaer en los sistemas tecnológicos algunos disidentes digitales que pensaban poder ejercer sus modos de ocio de forma totalmente marginal.

Las tendencias para este año, por tanto, atravesarán todo tipo de combinaciones entre la búsqueda de lo novedoso y el rescate del pasado que va a suponer un reto en el consumidor, ya que intentará customizar al máximo sus prendas y objetos con el fin de distinguirse del resto. Se extenderá el fast food cultural y es muy posible que sigan aumentando las interacciones creativas tanto  presenciales como  online. Las redes sociales comenzarán a diversificarse proponiendo nuevos estratos de subgrupos más especializados, de esta forma se crearán sub-redes sociales y la combinación entre blogs, páginas web y servicios de intercambio de información será más patente entre gustos más comunes. De este modo los servicios de redes sociales más utilizados sólo se utilizarán especialmente para noticias más relevantes, generales o para personas que busquen un contenido más global o heterogéneo.

Se fortalecerán los “placeres débiles” (siguiendo la terminología brechtiana) o de más urgencia y se intentarán paralizar los “placeres intensos”, es decir, se calmarán las rutinas que más se han llevado a cabo, como es la compra compulsiva; y evidentemente crecerán las iniciativas freeware compatibles con cualquier dispositivo tecnológico tanto de última generación como de los últimos años pasados. La cultura de intercambios, el creative commons y las plataformas de procomún se extenderán como alternativa a la adquisición de objetos culturales; pero innegablemente es discutible que vayan a paralizarse nuevas propuestas ya que, tal como postula el sociólogo John Gray, entre todas las tendencias siempre pervivirá un presente continuo.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado