Tecnología

Trends 2012. Negociando en tiempos de crisis

Escrito por Autor Invitado

En el mercado de las tecnologías de la información, si hay algo que ha cambiado desde que se inició la crisis más o menos en el 2007 es la relación entre clientes y proveedores. Y ya son unos cuantos ejercicios de ajustes presupuestarios, minimización de la inversión y presión al Opex; tiempos duros tras los últimos 20 años de crecimiento e inversión.

Durante este periodo las estructuras de costes de la función tecnológica se han visto sometidas a una presión extrema. ¿Qué significa esto? Pues un suplicio para los CIOs: supresión de nuevos proyectos, dura renegociación de los mantenimientos y de las tarifas, inversiones mínimas a expensas de un retorno claro, lucha a muerte ante los change request con los proveedores, externalización, re-externalización, … pues esto, pasar de innovador a duro fajador con proveedores y usuarios.

Por parte de los proveedores, me atrevería a decir que la cosa incluso pinta peor. Los ajustes en la oferta de tecnología durante los últimos años han sido durísimos, excepto contadas excepciones. ¿Por qué? Los segmentos de mayor gasto TI se han empequeñecido (en el sector público se gasta menos y en el sector financiero hay menos clientes), clientes que no pagan, canibalización entre productos y servicios (el cloud, la virtualización, … además de ser oportunidades están destruyendo mucho empleo), lucha por cuota de mercado independientemente del tamaño (los grandes atacan a los nichos de los pequeños). La conclusión: desaparición de muchos pequeños proveedores, márgenes mínimos con tal de mantener volumen, EREs, reducción de salarios (y eso que los salarios TI en España son de los menores en Europa), …

Esto nos plantea una situación explosiva. Ante el mayor poder de negociación de los clientes (incluso los pequeños) la oferta lanza precios que me aventuraría a definir como temerarios. Que posiblemente sea un ajuste a la nueva realidad respecto hardware y software, puede, … pero representa un alto riesgo en los servicios profesionales, que al final representa el eslabón más débil de las TI.

Ante ofertas muy agresivas, por sistema se debe confirmar que los ahorros son debidos a eficiencias, por reducción de plazos, nunca por un ajuste de tarifas a pérdidas. Frente al argumento de reducción de costes de desarrollo basado en factorización: factorización sí, pero la de verdad, no la que se basa en la becarización de la profesión. Esto es clave, o los ahorros de hoy pueden significar graves problemas de servicio mañana.

¿Y esto dónde nos lleva? Pues nadie lo sabe, pero de lo que no cabe duda es que siendo positivos se está ajustando el sector, que visto lo visto, tampoco era un sector tan maduro como se pretendía, siendo negativos se está lastrando a toda una generación de profesionales jóvenes que pueden perder toda expectativa de crecimiento profesional en las TI.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado