Tecnología

Trends 2012. Hay una crisis que celebrar

Escrito por Autor Invitado

¡Enhorabuena! Estamos sumidos en una crisis de dimensiones cósmicas. Es, por lo tanto, el momento de hacer aquello que siempre tuvo en mente pero que no se atrevió a ejecutar por temor a que sus compañeros de trabajo le dejasen de elegir como compañero de pádel. Es el momento de replantear la forma de ganar su dinero y la forma de gastarlo. Repito, estamos en crisis y, por ello, no le llamarán loco. Como máximo le tildarán de desesperado. Aprovéchese.

Con cinco millones de desempleados vagando por las calles, existe la posibilidad de que usted sea uno de ellos. Deje de esperar a que lean su currículum. Estamos en la coyuntura perfecta para investigar, idear y desarrollar proyectos low cost. Eso sí, les debo una matización. El bajo coste no implica una reducción en la calidad o una idea poco madurada y cogida con alfileres. Observen cómo nunca ha habido un momento histórico en el que las posibilidades de desarrollar un proyecto han requerido de una inversión menor a la que se necesitaría en este 2012.

La sociedad se está reorganizando y eso incluye al universo laboral. Aunque pensar siempre ha salido barato, captar fondos para la financiación mediante crowdfunding es una realidad en constante aumento. La posibilidad de establecer un puesto de trabajo de manera remota hace que la importancia de los lugares se haya diluido y que lo fundamental sea cuál producto o servicio es capaz de ofrecer. Ya tiene capital inicial y oficina.

Haga uso de la más eficiente organización en red que ha tenido nunca la sociedad de este planeta y piense en global. Busque a personas que puedan ayudarle con su idea allá donde estén. Busque a la gente que tiene que pagar por lo que usted ofrece allá donde esté. Cree una empresa alrededor de aquello que ama porque, al final del día, apagará su ordenador con la agradable sensación de que todo tiene sentido y de que el universo está en equilibro. Hágalo sostenible y hágalo bonito. Lo siento. Si tenía alguna excusa para no dar el paso, este año no le sirve. Disfrútelo.

Ahora que ha sobrevivido a la crisis, gástese la pasta. 2012 es el año del consumo responsable. Si la sostenibilidad es condición sinequanon para desarrollar un negocio, lo es aún más para ejercer nuestro rol consumidor. Sea exigente. Discrimine al irresponsable y premie a quien es capaz de alzar su mirada y otear un horizonte que se halla en un plazo más dilatado.

El consumo colaborativo salvará al mundo. “Nos estamos moviendo de una cultura del yo a una del nosotros. La economía de lo mío es tuyo”, dice la innovadora social Rachel Botsman. La vida de los objetos se alargará significativamente y los vertederos serán un recuerdo del pasado.

Llevamos siglos mandando a pique el teatro que habitamos. Ya toca darle la vuelta a todo.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado