Tecnología

Trends 2012. La conectividad en los hogares

Escrito por Autor Invitado

El recientemente celebrado CES fue un buen indicador de las tendencias en el entorno residencial para el año que entra. En esta última feria han triunfado las pantallas tridimensionales que combinan Televisión e Internet, como las que ha presentado LG de la mano de Google, que además permitirán compartir contenidos en el hogar utilizando DLNA.

Y es precisamente en este aumento de conectividad de los dispositivos dentro del hogar donde encontramos los mayores desafíos. Por un lado tenemos en España operadores que ya proporcionan velocidades de acceso al abonado de 50 ó 100Mb que hay que distribuir dentro del hogar, y por otro tenemos estas pantallas y dispositivos con capacidad WiFi listas para recibir vídeo por internet de alta definición, sin embargo confiamos esa distribución inalámbrica en el router del operador de turno, que no suele ofrecer capacidades avanzadas para gestionar ese flujo de datos inalámbrico, haciendo necesario el paso a dispositivos más especializados. Y es que en 2012 nadie quiere ver un vídeo en baja resolución en un televisor de más de un metro de tamaño. Eso sumado a que hay un montón de dispositivos en casa que utilizan Wifi (portátiles, teléfonos, impresoras, consolas de videojuegos, discos duros…) el resultado suele ser decepcionante.

A nivel macro, es decir, fuera del hogar, de nuevo las palabras clave son conectividad y portabilidad. Si el CES de 2011 fue el de los tablets, este año la fusión es aún mayor, y fabricantes muestran híbridos entre portátiles y tablets, como el del Lenovo, e híbridos también entre tablets y móviles, con lo que las fronteras entre dispositivos se difuminan aún más. El premio al mejor tablet ha ido para los taiwaneses de Asus, con un tablet de tan sólo 7 pulgadas, pero con Quad-Core y el nuevo Android 4.0, con lo que la oportunidad de ver vídeos mientras esperamos el autobús la tenemos al alcance de la mano por 250$.

Al contrario que dentro del hogar, los operadores sí que tienen que hacer un esfuerzo para acomodar el notable incremento de datos procedente de smartphones y otros dispositivos compactos, ya que las redes 3G no podrán asumir este nuevo ancho de banda. La solución la encontramos en lo que ya se está haciendo en otros países, descargar con Wifi el tráfico de las redes 3G (3G Offload), ya que ni siquiera LTS macro se ofrece como una alternativa razonable. La dificultad de hacer 3G Offload radica en que el tráfico que se descarga por Wifi de la red 3G debe ser tratado de la misma manera que el tráfico móvil, tanto por motivos de tarificación como legales, con lo que el controlador de los puntos de acceso inalámbricos debe estar completamente integrado en la red móvil del operador.

En definitiva, se presenta un año muy interesante, en el que se espera el relevo de los portátiles por los televisores y tablets como acceso preferido a internet dentro del hogar y la consolidación de los dispositivos ultraportátiles y móviles de última generación. Confiemos en que los operadores nos brinden las plataformas adecuadas para poder disfrutar de estos contenidos inalámbricamente desde cualquier parte.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado