Tecnología

Trends 2012. COMUNICACIÓN = PENSAR

Escrito por Autor Invitado

Comunicación. Seamos sinceros: en el ámbito corporativo, el término se asocia por lo general con una carrera universitaria “blanda”, y con una prioridad muy baja dentro de la estrategia de empresa. Es cierto que actualmente está de moda afirmar lo crucial de la comunicación en las redes sociales, así como enfatizar la importancia de la marca y la reputación.Pero poca gente en la empresa entiende bien en qué consiste exactamente y cuáles son las consecuencias reales de la red 2.0., salvo que hay que tener una página en Facebook (no está muy claro por qué) y un Community Manager (sea lo que sea eso).En lo que se refiere a la reputación y la marca, habitualmente parecen concebirse como un mero adorno decorativo de las empresas: una especie de atractiva fachada externa que hay que cuidar pero que no tiene necesariamente mucho que ver con lo que hay dentro. En cualquier caso, la comunicación se ve como un extra para hacer bonito que no requiere demasiada inteligencia real: en términos vulgares pero comprensibles, la comunicación sería “de letras” frente a la “ciencia” de las finanzas o la logística o incluso recursos humanos. Algo de nenas, vamos.

Pero la comunicación es otra cosa, y, desde mi punto de vista, una de las cosas más serias que hay. Porque los seres humanos pensamos usando conceptos, y nuestro principal modo de transmitir esos conceptos son las palabras. Entendido de este modo, la comunicación corporativa no consiste sólo en tratar de convencer a la gente de algo o de dar una cierta imagen. Se trata más bien de pensar.

El publicista David Ogilvy decía que alguien que no sabe escribir no sabe pensar, y esto es aplicable tanto a los individuos como a las organizaciones. Buena parte de los problemas en que estamos metidos ahora mismo provienen, creo, del hecho de que sencillamente no hemos pensado lo suficiente en lo que estábamos haciendo. Comunicar bien implica transmitir a los grupos de interés (incluido uno mismo) lo que se piensa y lo que se hace, en los términos más claros, relevantes, efectivos, y eficientes posibles, y extraer las consecuencias lógicas. También implica escuchar a los grupos de interés, y gestionar adecuadamente esa información. Y claramente esto es algo que muchas organizaciones no han hecho durante demasiado tiempo.

La comunicación, en este sentido, tiene que ver con la información y el conocimiento: cómo pasamos de los datos brutos a crear contextossignificados. La comunicación – los intangibles, si quieren – es lo que dota de estructura a una organización. No consiste sólo en el modo en que una organización transmite mensajes: es también el modo en que se concibe a sí misma. Y si la comunicación externa e interna no son coherentes, mal asunto. Gestionar la comunicación es gestionar la empresa.

Creo (y/o espero) que en el 2012 las empresas empezarán a comprender la importancia de la comunicación en el sentido que he esbozado aquí. Porque si no, mal vamos.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado