Motor Tecnología

Toyota: del coche autónomo a la interacción con el vehículo mediante la voz

El coche autónomo de Toyota, previsto para 2020, no sólo se conducirá solo sino que también hablará con los ocupantes y aprenderá de sus emociones y preferencias.

La competición para que el coche autónomo sea una realidad enfrenta a los nuevos actores -los que se llevan la fama habitualmente, como Google o Tesla- con los fabricantes de automóviles de toda la vida. Entre estos últimos se encuentra Toyota, firma japonesa que ha puesto fecha a los tests con vehículos eléctricos sin conductor: 2020.

Para ese año, Toyota planea que sus coches autónomos no sólo sean capaces de moverse libremente, sin intervención humana, sino que también usarán la inteligencia artificial para facilitar y llevar a un nuevo nivel la comunicación entre usuario y máquina. Según sus planes, adelantados por Reuters, la IA podrá conversar con los ‘no-conductores’, aprender de sus preferencias, hábitos y emociones.

Toyota también quiere fabricar su propio coche volador

Una inversión de nada menos que 1.000 millones de dólares será la encargada de llevar a buen puerto estos ambiciosos objetivos de la casa nipona, que pasan necesariamente por ampliar y mejorar la experiencia de conducción. Todo ello materializado en el futuro sucesor del Concept-i (el prototipo presentado este año a la industria), un coche eléctrico con autonomía de 300 kilómetros y que podrá leer las expresiones, acciones y tono de voz de sus usuarios.

De esta forma no sólo se podrá ofrecer una experiencia de viaje más personalizada, sino también mejorar la seguridad, principal argumento en favor de esta tecnología. Así, cuando el coche esté en modo manual, el sistema de Toyota detectará de forma precisa el cansancio del conductor y hacerse cargo del vehículo de forma automática.

Recordemos que Toyota mantiene actualmente varias alianzas en marcha para acelerar sus planes de desarrollo del coche autónomo. Entre ellas destaca la entente japonesa formada con Suzuki o la que firmó con BMW y la aseguradora Allianz para analizar cómo se comportan los conductores y entrenar mejor sus sistemas de conducción sin humanos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.