Tecnología

The Vrain: la incubadora española de proyectos de realidad virtual

The Vrain
Escrito por Lara Olmo

Su nombres es The VRain y pretende impulsar proyectos basados en esta tecnología, aportándoles experiencia, contactos y una base sólida y profesional.

Hace apenas unos días Telefónica inauguraba su Espacio de Realidad Virtual en colaboración con la plataforma de recomendación de aplicaciones The App Date y hoy tres de sus socios han elegido este entorno para presentar The Vrain, la primera plataforma es España para apoyar y dar visibilidad a proyectos de realidad virtual.

Como ya ocurriera con la tecnología web o las aplicaciones móviles cuando eclosionaron, la realidad virtual ha inspirado iniciativas y proyectos que no llegan a materializarse por falta de experiencia o conocimiento. The Vrake, autodefinida como incubadora, nace precisamente para intentar acabar con eso.

“Queremos incubar esta ideas, ya no tanto desde un plano económico, que también, sino darles sobre todo apoyo, divulgación y acceso a contactos, que van desde expertos hasta posibles inversores”, explica Óscar Hormigos, fundador de The App Date. Como él, sus socios Daniel Solana y Javier Navarro tienen experiencia en proyectos de comunicación y ya han experimentado antes con narrativas audiovisuales diferentes, como el Immersive Journalism Lab, basado precisamente en la inmersión con realidad virtual.

Con este objetivo de dotar de profesionalidad y de rigor a esos proyectos, The Vrane no operará desde un lugar físico, “sino allí donde el proyecto nos necesite” ha matizado Hormigos. La iniciativa tiene vocación internacional; de momento ya opera en Bcn, Madrid y México DF y pronto espera extenderse a Japón y otros países.

El primero de los proyectos que acoge The Vrain es la aplicación VReak, la primera aplicación móvil para ver contenido e historias inmersivas en español y que cualquiera con una gafas de realidad virtual y un smartphone puede disfrutar. Y es que, según Hormigos, la realidad virtual no es cara. “Tienes gafas desde los 30 euros y hasta de miles de euros”.

Por eso “España resulta tan interesante para la realidad virtual”, ha añadido, porque “destaca por la adopción de nuevas tecnologías” – sus ciudadanos son early adoptes – y si tenemos en cuenta que gran parte de la tecnología de realidad virtual es móvil, ya hay mucho camino avanzado.

Moda pasajera o tendencia firme

Para Hormigos la primera pista de que la realidad virtual ha llegado para quedarse la vimos “cuando Marck Zuckerberg y los accionistas de Facebook compraron Oculus por 1600 millones de dólares”, con la aceleración que supuso para un proyecto que hasta ese momento se financiaba a base de crowdfounding en la plataforma Kickstarter.

Pero es que la lista de mastodontes tecnológicos que están inviertiendo y apostando fuerte por esta tecnología es bastante larga: Microsoft con sus Hololens, LG, Samsung con sus Gear, o Sony, que ha creado una división específica para desarrollar tecnología de realidad virtual, igual que Lucas Film.

“Apple es el único que esta más callado, pero sabemos que también está desarrollando su propias gafas”, ha añadido Hormigos.

Pero hay más razones para creer que la realidad virtual seguirá desarrollándose. Daniel Solana, otro de los fundadores de The Vrain, apunta que “la realidad virtual toca resortes humanos psicologicos muy potentes, ya que te permite vivir experiencias que otros han tenido y transportarte a otros lugares”. Además del potencial que puede tener para muchas industrias como la de la moda, la educación el turismo o la ciencia.

fundadores-incubadora-proyectos-realidad-virtual

Una tecnología en la que todo está por hacer

Sim embargo, los fundadores de The Vrain coinciden en las carencias que aún presenta la realidad virtual, “en la que está todo por hacer”.

“La ventaja es que estamos todos en la línea de salida. No hay dispositivos estándar ni nadie que encabece esta tendencia han señalado, en la que por otro lado “la retroalimentación permite que cualquier usuario comparta en la red los diversos usos que puede dársele a esta tecnología”.

“En el caso de España hemos avanzado muy poco en el desarrollo de hardware” comenta Hormigos.  Además en cuanto a las características intrínsecas de esta tecnología aplicada a la experiencia inversiva, “tenemos que mejorar la narrativa y aprender guiar al usuario para que no se pierda información”.

Otro de los retos de esta tecnología es lograr reducir el tamaño de los dispositivos y en concreto de las gafas de realidad virtual. En este sentido está dando pasos importantes la startup Magic leap, para lograr que grupos de gente puedan ver realidad virtual sin necesidad de gafas. “La idea es que en el futuro sean invisibles”, ha apuntado Hormigos. Pero para eso habrá que esperar un poco.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.