The Impossible Project: un loco y su cámara de fotos salvan Polaroid

Polaroid Las cámaras de revelación instantánea son icónicas y han vuelto para quedarse. Forman parte de nuestra identidad, nuestra cultura. ¿Dónde estaría el trabajo de Andy Warhol o Helmut Newton sin la mítica cámara Polaroid?Al cerrar la última fábrica en Europa, un grupo de ex-empleados de Polaroid se unieron para salvar su pasión: la fotografía retro.

En 2008 cerraba la última fábrica de Polaroid del mundo en Enschede, una ciudad de los Países Bajos, tras la quiebra de la empresa. El 24 de julio del mismo año Florian Kaps, un soñador con una idea, logra entrar en el evento del cierre de la fábrica. Junto a algunos empleados de la fábrica nace The Impossible Project, un revival un tanto nostálgico de las cámaras vintage.

Florian Kaps, el fundador de The Impossible Project, explica por qué quería resucitar Polaroid. “Hay millones de personas a quienes les encanta capturar momentos especiales con su cámara de Polaroid, ya que la fotografía analógica instantánea es una de las mejores invenciones de la historia de la fotografía que no queríamos ver morir, y porque la fotografía digital sin otras opciones sería muy aburrido”, explica Kaps. Ellos ofrecen algo real y de valor que los usuarios pueden obtener a través de la fotografía analógica, pero con el formato instantáneo que buscan en la era digital.

Su primera cámara Polaroid comprado de mercadillo “fue amor a primera vista” explica Kaps. “Cuando Polaroid anunció el cese de producción en 2008, no me lo podía creer. Decidí hacer cualquier cosa para poder crear un futuro para la fotografía instantánea analogica,” apunta.

Kaps conoció a André Bosman, el manager de producción de Polaroid, durante el evento del cierre de la empresa.  Según Kaps, los dos empezaron su colaboración con un lamento por la muerte de las fotos instantáneas. “Pero pronto descubrimos que no sería completamente imposible hacer que el medio siga vivo,” dice. Decidieron inventar una nueva fórmula que funcionase en las cámaras, cancelaron el derribe de la fábrica y buscaron inversores. Pudieron comprar toda la maquinaria de Polaroid y se lanzaron oficialmente en Octubre del mismo año.

Su nombre es un guiño al creador original de PolaroidEdwin H Land, quien dijo: “No comiences un proyecto a no ser que sea manifiestamente importante y casi imposible”.

“¡Claro que teníamos la esperanza de ser exitosos!”, dice Kaps, “Aunque no estaba demasiado seguro que fuésemos a conseguir nuestras metas”. Las posibilidades de poder reinventar un sistema de fotos eran de 50/50. “Era también una reacción a todas las personas que nos decían continuamente que nuestra idea para salvar la fotografía analógica instantánea en el siglo XXI era imposible”, añade.

La nueva generación de cámaras triunfa con los jóvenes que se perdieron la era Polaroid original. “Buscan la manera de expresarse individualmente, de coger algo tangible entre las manos y tener la imprevisibilidad y la originalidad de las fotos es lo que más les atrae,” explica.

Para poder traer la producción instantánea a las nuevas generaciones, tuvieron que ingeniárselas para poder reemplazar componentes problemáticos y hacer el sistema más eco-friendly.

“A la gente le aburre las fotos digitales iguales y sin defectos”, argumenta Kaps mientras habla sobre el tema de aplicaciones móviles como Instagram, que permite alterar imágenes para crear el efecto Polaroid. “Instagram y los demás no son nuestra competición, estamos sirviendo a usuarios completamente distintos, unidos por los mismos sueños y deseos” apunta.

La comunidad de The Impossible Project no se restringe a la venta de productos; los fabricantes organizan showcasing de talento artístico con las fotos Polaroid en sus Project Spaces. “Nos encanta conocer a nuestros fans. Hemos abierto Project Spaces en Nueva York, Vienna y Tokyo, lo que nos permite tener lugares de reunión en la vida real,” explica Kaps.

The Impossible Project tiene muchos proyectos de futuro entre manos, entre ellas una nueva cámara analógica instantánea que planean presentar al final de este año. Por ahora, los adictos al Polaroid pueden comprar productos en su tienda de Barcelona.

Foto shimelle

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top