Salud Tecnología

Tesla AutoPilot salva la vida a un hombre con embolia pulmonar

tesla model x

Un abogado estadounidense, que sufrió una embolia pulmonar mientras conducía, logró llegar al hospital gracias al AutoPilot de su Tesla Model X.

En las últimas semanas, se ha hablado mucho del accidente que le costó la vida a un hombre a bordo de un vehículo Tesla con la función AutoPilot activada. La compañía de Elon Musk se está enfrentando a críticas de la comunidad tecnológica, investigaciones oficiales y procesos de evaluación internos con el fin de esclarecer las causas del incidente (más allá de la imprudencia del conductor, que estaba viendo una película de Harry Potter) y, en esencia, determinar si esta precursora de la conducción autónoma es realmente segura.

Pero no todo van a ser malas noticias para Tesla y su AutoPilot ya que, al parecer, también es capaz de salvar vidas. En concreto, la de un conductor estadounidense que sufrió una embolia pulmonar y logró llegar al hospital gracias a la tecnología de asistencia al viaje (que mantiene la dirección y ajusta la velocidad en función de los obstáculos de la carretera) que montaba su coche. Su nombre es Joshua Neally, un abogado de 37 años que se trasladaba entre Springfield (Missouri) a Branson cuando comenzó a sentirse indispuesto, con fuertes dolores en el estómago y en el pecho.

Después de llamar a su mujer, Neally decidió no llamar a una ambulancia, sino activar el AutoPilot del Tesla Model X en que viajaba con el fin de llegar, por su propio pie, al hospital más cercano. Más de 30 kilómetros después, el coche y su delicado ocupante -quien fue capaz de aparcar el automóvil de forma manual- llegaron a la zona de emergencia de un centro médico.

Allí fue efectivamente diagnosticado con una embolia pulmonar, una enfermedad causada por la obstrucción de los vasos sanguíneos en los pulmones. Se trata de un tipo de coágulo de sangre que afecta a 900.000 personas en Estados Unidos, de las cuales en torno a 100.000 mueren cada año, según los datos que maneja el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En declaraciones a las cadenas de televisión locales, Neally explicó que la embolia pulmonar fue “el dolor más grande que jamás he tenido”. El abogado, que sigue recuperándose de su enfermedad, explicó que “si algo así sucede, y pierdo el conocimiento o me siento incapacitado mientras conduzco, creo que es fundamental que haya algo que permita que el coche no cruce la carretera, golpee a alguien o se estrelle contra alguna barrera de la autopista”. 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.