Tecnología

La televisión reclama su perdido protagonismo en el hogar

smart tvEl entretenimiento en el hogar o doméstico está cambiando radicalmente en los últimos años. Si durante décadas el televisor ha sido el foco del ocio en cada casa, desde hace tiempo esta costumbre está cambiando. Ahora las películas se pueden ver cómodamente desde el ordenador e incluso desde una tableta, pudiendo también navegar en Internet, uno de los hábitos que más crecen. Pero el concepto de smart TV está relanzando el protagonismo de la televisión.

En la mesa redonda que han organizado 20th Century Fox Home Entertainment y LG España se ha hablado del futuro del entretenimiento en el hogar y, más concretamente, sobre el futuro del cine en casa. Diferentes puntos de vista de expertos e integrantes de la industria han enriquecido un debate centrado en las nuevas formas de distribución y consumo.

Como ha recordado el director del programa de RTVE Días de Cine, Gerardo Sánchez, hace años “las posibilidades de ver películas eran complicadas”, cuando sólo se podía acudir a las salas de cine y a la filmoteca. Todo lo contrario que hoy en día, ahora que el acceso es mucho mayor.

El VHS y posteriormente el DVD aumentaron las posibilidades de consumir cine. Y ahora ya sí era desde el sofá de casa. Con este último formato aumentan mucho las ventas, haciendo que productoras y distribuidoras obtengan un gran beneficio. Después vendrá la ampliación de la oferta con las descargas. En este punto se llega a un desajuste. “La demanda que hay no se ha sabido satisfacer de una manera adecuada”, comenta Sánchez. “La industria debería de hacer posible que quien quiera comprar una película pueda comprarla y quien quiera verla por streaming pueda verla.”

Smart TV o la vuelta del televisor

Pese a que la industria no haya gestionado correctamente el paso del DVD a la copia digital, las posibilidades de acceso no han parado de crecer, sin contar con las que ha ofrecido el mundo de las descargas no legales. Con la llegada del concepto de smart TV a los hogares se produce un fenómeno que cambia de nuevo los hábitos

Bajo la coletilla “ya no nos atreveremos más a llamarla la caja tonta”, Jonan Basterra, fundador del blog Pixel y Dixel, ha hecho alabado las ventajas de las smart TV, una tecnología que ya se encuentra disponible en el mercado y presente en un buen número de hogares.

Se trata de un televisor renovado, que se ha apuntado al carro de las nuevas tecnologías. Muchas de las capacidades que ofrece un ordenador – dispositivo que había eclipsado últimamente a la pantalla del salón – se han volcado a un smartphone y a una tableta, pasando ahora a la televisión. Ésta se puede conectar a Internet y permite asimismo ejecutar aplicaciones, como servicios de vídeo y películas por streaming.

Aún queda camino por recorrer, pero los televisores más modernos permiten interactuar e incluso usar un smartphone como mando a distancia. La televisión ‘a la carta’, un concepto introducido en España por RTVE, también es una realidad. En cambio, la multitarea es uno de los hitos todavía pendientes y que hará posible navegar por Internet o estar conectado a las redes sociales mientras vemos una película.

¿El olvidado Blue-Ray?

En la charla también se ha hablado del formato Blue-Ray. Este disco, que se ha erigido como el sustituto al DVD y que mejora la calidad de la imagen a un estándar HD actualizado, tiene más posibilidades de lo que se cree.

En España, según los datos que se han ofrecido durante el debate, habría alrededor de medio millón de lectores de Blue-Ray. Sumando el número de PlayStation, que también reproduce este formato, harían unos tres millones. El número de títulos disponibles está en torno a 2.000. Aunque no son muchos, el director de marketing de 20th Century Fox España, Jacobo Vila, aduce que no todas las películas merece la pena pasarlas a este soporte porque no están filmadas con la calidad suficiente.

Sin embargo, el CEO de la productora Matterfilm Víctor Riverola ve al Blue-Ray como una “herramienta de divulgación cultural”. Justifica su opinión destacando el papel que tienen los contenidos extras en algunos títulos, entre los que ha citado la reciente edición de Sonrisas y lágrimas. Todo lo que rodea a la grabación de la película, documentales sobre el contexto histórico, los escenarios y otros detalles están presentes en el disco.

Al disponer de un espacio mucho mayor para almacenar información, el Blue-Ray tiene muchos extras que se convierten en “armas poderosísimas para ofrecer contenido cultural”, según las palabras del productor. En definitiva, una excusa más para seguir enganchados a la tele.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano