Tecnología

De la Telemática a nuestros días – Parte II

Logo Palermo ValleyPublicamos un nuevo artículo en colaboración con Palermo Valley en el que se repasa de forma analítica pero breve la evolución de la red para después sacar pequeñas definiciones de conceptos básicos para entender el funcionamiento de Internet y construir así la idea de “El cerebro global”. Esta es la segunda y última parte, tras la parte I.

Salvini Palermo ValleyEste artículo es fruto de la colaboración entre Palermo Valley y ReadWriteweb.es. El autor es Gustavo Adrián Salvini, Desarrollador de software, usuario de Linux desde 1994, socio fundador de EcimTech, compañía de desarrollo de sistemas y servicios informáticos y estudiante de Ingeniería Electrónica en la Universidad de Buenos Aires.

Escribiendo la Enciclopedia Infinita

Benoît B. Mandelbrot, es matemático. Nacido en Varsovia, Polonia en el año 1924, con estudios en Francia y los Estados Unidos de América, es bien conocido como “el padre de la geometría fractal”.

Quiero introducir algunos conceptos que me resultan fascinantes y que considero altamente relacionados con la forma en que se propaga el saber, mecanismo que guarda una similitud sorprendente con una inmensa cantidad de procesos y formas de la Naturaleza, de la que somos hijos y parte. Pero también podemos encontrar tales estructuras -recurrentes, repetitivas, autosemejantes- en creaciones humanas -de allí “artificiales”- como la red Internet. Estas estructuras son los fractales.
Nada es casual.

¿Qué son los Fractales?

El término “fractal” intriga. Parece de ciencia ficción. Algo muy curioso: Este asunto de los fractales comenzó porque alguien quería conocer la longitud exacta de la costa de Inglaterra. La respuesta no es tan simple como podríamos suponer. Imaginemos que la estamos observando desde un satélite y tomáramos medidas con algún dispositivo. Pero… si la recorremos a pie, ¿obtendríamos la misma longitud? ¿si la recorre un perro? ¿si la recorre una hormiga? ¿y si la recorriera una bacteria?

Desde el satélite veríamos líneas “más o menos rectas”, podríamos decir que vemos la costa “suavizada”, pero si la recorremos caminando encontramos pequeños obstáculos que debemos rodear y si fuéramos una bacteria tendrán importancia hasta los granos de arena que estemos atravesando. Podríamos continuar indefinidamente hasta encontrarnos con el tamaño y forma de los átomos. A medida que nos hacemos más pequeños, la distancia a recorrer aumenta. Cada bahía que desde el espacio parece una suave curva, tendría otras bahías y golfos cada vez más pequeños en su interior, que a su vez tendrían otras irregularidades cuánto más en detalle observemos.

A raíz de ello, Mandelbrot escribió un artículo titulado precisamente “¿Qué longitud tiene la costa de Inglaterra?”. Cuando lo presentó ante un consejo científico, los oyentes quedaron perplejos. No sabían si el hombre estaba chiflado o si lo que decía era una realidad evidente. Podían pensar lo que quisieran, pero las respuestas que daban a esas preguntas eran las mismas: “no es mi campo”, o “ahora mismo lo busco en la enciclopedia”.

Benoit Mandelbrot sostuvo que los fractales son, en muchos aspectos, más naturales -y por tanto mejor comprendidos intuitivamente por el hombre- que los objetos basados en la geometría euclídea, que han sido suavizados artificialmente.

Mandelbrot refiriéndose a la palabra fractal, comentó:
“La acuñé yo, porque me preocupaba que la misma palabra posea múltiples significados en matemáticas. Distribución, por ejemplo. Se me asocia a menudo con el caos, otro término sobrecargado porque no tiene nada que ver con el descrito en la Biblia. Quería recoger la impresión de una piedra que golpeas, y se fractura. De ese fractus latín surgió el fractal. La terminación se debió a que quería que funcionara en inglés y francés.”

De macro a micro. El camino del conocimiento.

Resulta impresionante ver como a partir de Mandelbrot muchos otros científicos elaboraron modelos para describir y comprender como la naturaleza crea sus formas, y cómo el crecimiento en la naturaleza está vinculado a los fractales.

Podemos hallar formas fractales en diversas estructuras de las plantas, en el perfil de las montañas, rocas, galaxias, costas marítimas, en procesos físicos y químicos. La cristalización, las fracturas de diversos materiales, los movimientos de las partículas, las descargas eléctricas, la electrólisis. En el organismo humano: el sistema circulatorio, la ramificación de venas, arterias, nervios, la estructura de los pulmones. Personalmente, sostengo que no solo el crecimiento físico de los seres vivos y de muchas formaciones naturales son procesos de naturaleza fractal, también lo es el crecimiento del “cerebro global”.

También hay formas fractales en la topología detallada de la red Internet y de sus conexiones, en todo nivel, macro o micro, y por tanto en los mecanismos de distribución y propagación de los datos, luego información, y entonces los caminos que recorre el conocimiento.

Las redes, subredes, y así otras sub-estructuras circuitales, se repiten en topología, física y lógica, de macro a micro, en una sucesión recursiva prácticamente sin fin.

Un Uno Seguido de Cien Ceros

Carl Sagan, fue un astrónomo estadounidense, doctorado en astronomía y astrofísica en la Universidad de Chicago. Publicó varias obras sobre la probable existencia de vida inteligente fuera del Planeta Tierra. Sagan popularizó la astrofísica con su recordada serie de documentales y libro “Cosmos“.
El término googol (”gúgol“) fue acuñado en el año 1938 por un niño de 9 años llamado Milton Sirotta, quien fue sobrino del matemático estadounidense Edward Kasner.

Kasner comentó acerca de este concepto en su libro “Las Matemáticas y la Imaginación“. Un googol (”gúgol“) es el número que resulta de un UNO seguido de cien CEROS. En notación matemática es 1 googol = 10ˆ100 = 10. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000. 000

El googol no es de particular importancia en las matemáticas ni tampoco tiene usos prácticos demasiado interesantes, pero Kasner lo creó para ilustrar un posible número inimaginablemente grande y su diferencia con el infinito.
Otra palabra asociada es “Googolplex” (”gúgolplex”), que es el número 10^(googol) = 10^(10^100). Realmente curioso. Suena a otra palabra, específicamente al nombre de cierto lugar. ¿No les parece?

El cotidiano Gúgol de Google

Google Inc. como empresa cobra vida el 7 de septiembre de 1998, y revolucionaría rápidamente la forma en que las personas buscamos información cotidianamente.

Actualmente se estima que Google indexa en sus bases de datos una cantidad del orden de 10ˆ12 (1.000.000.000.000) páginas web. Podríamos considerarlo uno de los tantos índices de acceso directo a la corteza del cerebro global.

La evolución más rápida de la historia

La corteza cerebral es una capa de tejido nervioso que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales. Es en esta corteza donde ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión. Es una delgada capa de materia gris de solamente 6 neuronas de espesor (en promedio). La delgadísima capa está fuertemente circunvolucionada, por lo cual extendida ocuparía unos 2500 cm². Esta capa incluye unos 10.000 millones de neuronas, con cerca de 50 trillones de conexiones entre sí (sinapsis).

La corteza ha sido la última aparición evolutiva del cerebro de los primates, aun a riesgo de sonar exagerado, me atrevo a decir que esta evolución no se ha detenido, sino que al contrario, se ha extendido y acelerado en un modo exponencial. Esta corteza cerebral tiene hoy un pie fuera del cráneo y está configurándose como una  ubicua “red neuronal mundial”. A fin de cuentas, la red de redes es una creación directa de cerebros humanos puestos a trabajar. Por qué no pensar que se han puesto a trabajar para extenderse…

Sea mi hipótesis de “cerebro global” plausible o sea ésta una idea desquiciada, es de destacar que se han dado gigantescos pasos evolutivos en las últimas décadas en todo lo referido a las tecnologías de base para la red Internet. En consencuencia, las bases de la nueva cultura global son cada vez más firmes, en tanto sus aplicaciones y formas de acceso se han diversificado y popularizado enormemente.

Cuando -tan cerca en el tiempo- en el año 1992 Vint Cerf y Bob Kahn -entre otros- fundaban la Internet Society,  se transmitía por primera vez audio y video en la red de redes. Hoy, Internet es ubicua, omnipresente, muchos de los que nacieron en la última década no conocen un mundo sin Internet. Internet es algo “que está” y “que es” parte de la vida, de la cultura, de la humanidad. Pero subyace una complejidad tecnológica tan impresionante que este es sin duda el proceso que ha sufrido la más rápida evolución en toda la historia de la humanidad.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.