Tecnología

Tecnología para alertar de la contaminación del aire

tzoa-tracker
Escrito por Sin Embargo

En los últimos tiempos están surgiendo diferentes tecnologías, entre ellas wearables, para monitorizar cuál es la calidad del aire que respiramos, no solo con el fin de tomar mayor conciencia medioambiental sino de animar a tomar medidas sobre un problema que a menudo pasa desapercibido.

Ramiro Rivera (SinEmbargo).- La exposición a la contaminación del aire es un peligro invisible responsable de siete millones de muertes prematuras cada año, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, la aparición de una nueva generación de dispositivos portátiles de alta tecnología junto con los actuales teléfonos móviles inteligentes que llevamos siempre encima está empezando a emplearse para conocer la calidad del aire que respiramos.

Los monitores ambientales personales miden la calidad del aire, así como otros datos ambientales, y transmiten la información a usuarios que de otra manera no tendrían idea de lo que están respirando. Armados con esta información, los usuarios pueden buscar un aire más limpio retirándose de ciertas calles o, simplemente, abrir la ventana a una habitación llena de humo.

A pesar de lo interesante que pueda resultar contar con este tipo de información todo el tiempo, la utilidad de estos gadgets puede ser mucho mayor a una escala grande ya que ofrecen una enorme cantidad de datos, nunca antes disponible, a científicos que se valen de ellos para mapear nuestra exposición (siempre cambiante) a todo, desde los contaminantes a los rayos UV. así mismo, con toda esta tecnología también los políticos responsables pueden ayudar a hacer frente a dichos problemas en los lugares donde afectan más a las personas, publica la revista Smithsonian Magazine.

Mark Nieuwenhuijsen, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental en Barcelona (CREAL), es uno de estos investigadores que está utilizando monitores portátiles para medir y mapear la contaminación del aire en formas que antes eran imposibles. “El actual método utilizado para medir la contaminación del aire en las ciudades es poner un monitor de contaminación del aire en algún lugar de la ciudad y asumir que todos estamos expuestos a ese nivel de contaminación del aire”, dice. “Sin embargo, sabemos que existe una gran variabilidad, con niveles mucho más altos cerca de las carreteras que más lejos. La gente se mueve por la ciudad y al darles seguimiento y darles un pequeño sensor de contaminación del aire, podemos ver cómo están los niveles de contaminación del aire en donde [las personas] están”. “Ellos [los niveles de contaminación] varían considerablemente y no son los mismos que los del monitor de contaminación del aire en la ciudad”, agrega.

Alternativas portátiles

Para satisfacer la demanda de los consumidores con conciencia ecológica y científicos curiosos por igual, ha aparecido un conjunto de dispositivos de monitorización ambiental. TZOA, programado para su venta a finales de 2015, es un sensor parecido a una joya que puede engancharse a la ropa o un bolso para medir la calidad del aire, temperatura, humedad, presión atmosférica, la luz ambiente y exposición UV; datos que se transmiten a una aplicación del smartphone asociado del usuario, que luego entrega las lecturas en tiempo real. El usuario puede utilizar esta información para tomar medidas, como quitarse del sol por un tiempo o mudarse a una habitación con una mejor calidad del aire interior. Una vez que los dispositivos estén en amplia circulación, TZOA planea transmitir datos a una nube que va a crear mapas “ambientales” disponibles gratuitamente para todos los usuarios.

Similar a éste es AirBEAM, un dispositivo disponible a través de una campaña de financiación en masa en Kickstarter. Sin embargo, el problema aquí es que no se está produciendo todavía en masa para su venta al por menor. AirBEAM es un gadget del tamaño de la palma de la mano que está diseñado para operar a través de una plataforma de código abierto llamada Air Casting. El dispositivo de colores brillantes se lleva colgado y utiliza la dispersión de luz para medir partículas lo suficientemente pequeñas como para pasar a través de los pulmones y en el torrente sanguíneo. Así mismo, los datos de los usuarios individuales revelarán lugares muy contaminados, revelando sitios alternativos más limpios.

 

Dispositivo Airbeam.

Dispositivo Airbeam.

 

Los desarrolladores también están trabajando en un dispositivo LED de clip, el LiteBeam, que alertará al usuario (y otros que se encuentren en la zona) de la contaminación por medio de brillos de diferentes colores dependiendo de los niveles de calidad del aire, desde un tono de verde que equivale a “todo claro”, hasta la alerta roja.

Otro monitor ambiental es el PEM (Personal Environment Monitor) de la compañía Latka. Este fue uno de los primeros en su tipo desde que fuera lanzado en 2012. Se trata de un elegante juego de módulos de sensores diminutos que se arman juntos como un pequeño rompecabezas en 3D, que se pueden conectar individualmente a celulares y otros dispositivos para medir la radiación de fondo, la intensidad del campo electromagnético y la humedad. El aparato compara niveles actuales con mediciones base de locaciones como un hogar típico, la calle o una cabina de avión. PEM incluso pretende evaluar que tan verdadero son los productos orgánicos mediante el uso de un accesorio en forma de sonda que lee los niveles de nitrato en los alimentos y los compara con los índices referenciales.

No obstante, un problema grande que se deja ver es el precio de dispositivos de vanguardia, los cuales llevan etiquetas de varios cientos de dólares, lo que limita su uso a ciudadanos científicos relativamente ricos y dejan fuera a gran parte del mundo en desarrollo. Sin embargo, el dispositivo Clarity, que se sujeta al bolso o cinturón por medio de un arnés, es un modelo de bajo costo destinado a cambiar esa dinámica y permitirá monitorear la calidad del aire, en masa, en algunos de los lugares menos ricos y, al mismo tiempo, más contaminados del mundo.

Clarity toma muestras periódicamente del aire circundante y despliega un escáner óptico pequeño para identificar sus partículas contaminantes. El dispositivo, creado por estudiantes de la Universidad de California, Berkeley, puede apartarse desde ahora y se espera que esté disponible a finales de 2015 a un precio que ronda entre los 50 y 75 dólares (entre 769 y mil 154 pesos aproximadamente).

Pero no todo se trata de una compra individual. En Europa, un esfuerzo a gran escala para implementar esta tecnología para la investigación científica está en marcha. El pasado 10 de marzo, bajo el consorcio CITISENSE, un grupo de 29 instituciones de 14 países se reunieron en Barcelona para hacer los preparativos finales para el lanzamiento este mes de “observatorios ciudadanos” en nueve ciudades: Barcelona, Belgrado , Edimburgo, Haifa, Ljubljana, Oslo, Ostrava, Viena y Vitoria.

Este proyecto, financiado por la Comisión Europea, lanzado en 2012, pondrá sensores portátiles en manos de la población local en las ciudades participantes para comprender mejor las condiciones que enfrentan. La iniciativa tiene como objetivo capacitar a los residentes dándoles las herramientas para evaluar su propio entorno y, de esta manera, tomar medidas para mejorarlo cuando sea necesario.

 

Los monitores ambientales ponibles pueden elevar los niveles de concienciación de las personas sobre la contaminación

 

Como parte del programa, Nieuwenhuijsen y sus colegas equiparon a 50 niños que cursan la educación básica con smartphones que rastrean su ubicación y actividad física (con la app CalFit) y un detector portátil llamado MicroAeth para monitorizar continuamente los niveles de carbono negro en el aire. El dispositivo de bolsillo recoge muestras de aire en un filtro de fibra de vidrio cubierto de teflón y efectúa un análisis en tiempo real del contaminante.

El estudio publicado a finales de enero en Environmental Science & Technology, examinó el grado en que la exposición de las personas a la contaminación varía durante el día, y prueba lo bien que los modelos de estimación de contaminación se ajustan a la experiencia real. “Hemos encontrado que cuando [los niños] viajaban desde su casa a la escuela o copias de sus niveles de contaminación del aire eran el doble que cuando estaban en casa o en la escuela”, dice Nieuwenhuijsen. “También los niveles de exposición a la escuela eran más altos que en casa”.

Estos hallazgos que comunican con claridad la manera en la que todas las personas están expuestas a la contaminación son motivadores. Los monitores ambientales ponibles pueden elevar los niveles de concienciación de las personas sobre la contaminación al punto en que se animen a tomar medidas sobre un problema que a menudo pasa desapercibido, agrega Nieuwenhuijsen, quien además agrega que las personas pueden utilizar esta información para organizarse con otros que compartan ideas para tomar medidas o, bien, para acudir a sus representantes políticos y pedir que hagan algo acerca de la contaminación.

Sobre el autor de este artículo

Sin Embargo