Tecnología

Tableau VS Power BI: ¿cuál es la mejor herramienta de visualización de datos?

¿Dudas a la hora de desplegar tu solución de visualización de datos autoservicio? Analizamos los pros y contras de Tableau y Power BI.

Cada vez son más las empresas que se afanan en extraer valor de la enorme cantidad de información que guardan en sus centros de datos. Nombres de clientes, variables financieras, hábitos de consumo… todo es susceptible de ser analizado y procesado en métricas sencillas sobre las que los ejecutivos de negocio puedan tomar mejores decisiones.

Un escenario donde entran en juego, con un papel protagonista sobresaliente, las herramientas de visualización de datos. Gracias a estas aplicaciones podemos convertir ingentes cantidades de datos, procedentes de distintas fuentes, en gráficos y mapas fáciles de comprender, actualizados en tiempo real y susceptibles de ser configurados para responder a todas las preguntas que necesitemos hacerle a lo más profundo de nuestra compañía.

Big Data y Business Intelligence, ¿son lo mismo? ¿en qué se diferencian?

Dentro de las alternativas autoservicio, esas que podemos desplegar sin necesidad de contar con el departamento TIC ni grandes costes de implementación, encontramos dos grandes nombres que compiten por el trono de este incipiente mercado: Tableau y Microsoft Power BI. Cada una de estas propuestas cuenta con sus férreos defensores y detractores, por lo que es muy complicado delimitar cuál es la mejor en valores absolutos: cada empresa encontrará más ajustada a sus necesidades una u otra. En este artículo tratamos de arrojar algo de luz sobre los pros y contras de ambas soluciones de visualización de datos autoservicio:

A favor de Tableau

Tableau es la propuesta con más tiempo en el mercado, nada menos que 14 años de vida en estas lides. A su favor juega, por tanto, la familiaridad con que muchos expertos en visualización de datos trabajan en esta plataforma.

Con Tableau pueden crearse dashboards visuales y responder preguntas de negocio de forma sencilla, agrupando datos de distintas fuentes y cargando descripciones emergentes con información adicional, excluir valores atípicos o visualizando datos en varias dimensiones geográficas al mismo tiempo.

Todo ello con un funcionamiento de “arrastrar y soltar” que apenas requiere conocimientos técnicos ni en programación y la variedad de gráficos con que cuenta Tableau la convierten en un digno contendiente en esta batalla. Igualmente, muchos expertos en la materia consideran que esta solución gana en número de visualizaciones a Power BI, especialmente cuando se trata de representar grandes volúmenes de datos o en gran profundidad.

A favor de Power BI

Y si decimos que Tableau es más completa que Power BI en cuanto a análisis profundos de datos se refiere es, precisamente, porque la herramienta de Microsoft está especialmente pensada para personas que no son expertas en análisis de datos, sino a responsables de negocio y ejecutivos de todo tipo. Por ello, desde la compañía de software aseguran que “apenas se tarda cinco minutos en empezar a crear paneles personalizados”. En esa facilidad de uso juega un rol fundamental que la experiencia de usuario sea muy similar a la del resto de programas de la suite Office, con lo que no es necesario adaptarse a sus principales comandos y menús.

Power BI destaca, además, por su extraordinaria integración con otras herramientas de la propia Microsoft. Desde Cortana (que permite hacer preguntas con lenguaje natural desde el escritorio de Windows) hasta Azure (donde se puede sacar provecho del motor de machine learning y analítica en tiempo real en la nube), pasando por SQL Server o Excel, donde podremos ampliar los gráficos y diagramas habituales de este programa de una forma masiva. Por otro lado, con Quick Insights, los usuarios pueden realizar búsquedas automáticas de información oculta en los conjuntos de datos: correlaciones, valores atípicos, estacionalidad, cambiar puntos en tendencias y factores principales, desde iconos concretos del panel y sus datos relacionados.

Pero las fuentes de datos que puede procesar Power BI no se limitan al entorno de Microsoft, sino que también alcanzan a productos de terceros como Marketo o Salesforce… e incluso en un sistema local. Más flexibilidad y apertura que Tableau y sin necesidad alguna de conocimientos informáticos. 

Por último, hemos de contemplar la cuestión del precio: mientras que una licencia profesional de Tableau para escritorio cuesta unos 70 dólares por usuario, la versión de Power BI Pro apenas llega a los 10 euros por usuario y mes. Incluso existe una versión de escritorio limitada de forma totalmente gratuita. Competencia muy desigual, por ende, en cuanto al coste de esta solución se refiere.

Conclusiones

Como decíamos al comienzo del artículo, es muy complicado delimitar un ganador absoluto en la competida arena de las herramientas de visualización de datos autoservicio. En favor de Tableau encontramos su extraordinaria versatilidad y la capacidad de realizar análisis de datos profundos y de mayor complejidad. Pero lo haremos a un coste mucho mayor y con una interfaz de uso relativamente difícil de manejar para usuarios que no sean expertos en estas lides, si bien su sistema de “arrastrar y soltar” facilita enormemente la programación de los paneles personalizados.

Por el contrario, Power BI no destaca por su excesiva potencia, pero sí por su gran integración con fuentes de datos habituales como Excel o Azure. Igualmente, su experiencia de usuario está pensada para profesionales totalmente ajenos al análisis de datos, aunque puede resultar extremadamente simple para usuarios más avanzados. Y su precio también es un importante factor a favor: casi siete veces menos cuesta hacer un panel con la solución de Microsoft frente a Tableau.

¿Qué debe adoptar su empresa? Es la pregunta del millón, pero no podemos dar una respuesta cerrada. Si lo que busca es una herramienta de visualización de datos fácil de desplegar y entender, a un precio contenido y que ofrezca información relevante de datos habituales de su empresa, Power BI puede ser la respuesta. Si, por el contrario, necesita paneles más detallados, con gráficos que se salen de lo habitual y datos extremadamente complejos, Tableau es la herramienta que podrá extraer valor de todo ello.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.