Tecnología

Surface RT (II): sistema y conclusiones

Probamos la tableta de Microsoft por dentro. Te contamos todo sobre el sistema que subyace bajo Surface RT y te damos nuestra conclusión final del dispositivo

Después de probar y analizar a fondo Surface RT por fuera, ahora hacemos lo propio por dentro. Y es que, más allá del hardware, si hay algo que Microsoft ha puesto sobre la mesa al crear esta tableta es esta concepción híbrida que trata de unir “lo mejor del mundo de los portátiles al mundo de las tabletas”.

Así, para empezar gracias al sistema Windows RT, puedes crear cuentas de usuario en la tableta, incluyendo cuentas restringidas para tus hijos o para cuando deseas prestar la tableta a otra persona, algo que no puedes hacer un iPad al menos con la versión de sistema operativo actual.

Nada más iniciar el equipo, este te pide que crees un usuario, que recomienda coincida con un usuario de sus servicios Live.com y, como es de esperar, requiere que conectes la Surface a tu red inalámbrica. Con este usuario, el sistema podrá configurar y sincronizar tus contactos, tus redes sociales, tu cuenta de correo y otros servicios como pueden ser tus fotos de Flickr.

El sistema operativo Windows RT es una mezcla de Windows Phone 7, con una interfaz Metro de diseño minimalista y basada en “losetas” diseñada para el uso táctil, y una especie de Windows “convencional”, el Escritorio, en el que tienes un entorno con carpetas más al estilo habitual y pensado para usarse sobre todo con un teclado y un trackpad o un ratón (aunque también puede usarse con la pantalla táctil).

 

 

El entorno táctil de la Surface RT

Por si no conoces Windows Phone (o Windows 8), esta parte de tableta táctil y la interfaz Metro es bastante agradable de utilizar, ya que la información se muestra muy clara en pantalla: los menús son sencillos y los textos son siempre grandes, aunque a veces, sobre todo si estás acostumbrado las interfaces que imitan botones, texturas y otros elementos físicos, resulta demasiado minimalista. Sin embargo, en general, el sistema de Microsoft es algo más complicado de usar que un iPad, entre otras cosas porque está lleno de funciones que aparecen y al deslizar desde los laterales (puedes cerrar aplicaciones deslizando hacia abajo) y porque en la pantalla de inicio puedes crear losetas de distintos tamaños (que corresponderían a los iconos de otras tabletas), hacerlas “dinámicas”, o quitarlas de la pantalla de inicio, mientras que siempre aparecen en el apartado de “Todas las aplicaciones”. Se puede decir que es más personalizable en este sentido, pero es en general también más complejo. Por ejemplo, algunas funciones se configuran en los “ajustes del PC” en la interfaz Metro y para otras debes ir la parte “Escritorio” al estilo de lo que harías en un PC… y a veces no recuerdas dónde se hacía un determinado ajuste.

También es cierto que en Windows RT puedes hacer cosas como crear diferentes cuentas de usuario o añadir dispositivos y equipos en red que no puedes hacer en otros sistemas, lo que son ventajas si te interesa usar estas funciones. Pero a nuestro entender hacen también que el manejo de la tableta sea más complicado (dentro de que es sencillo) que un iPad, aunque nos ha parecido casi siempre más fácil que las tabletas Android.

En cualquier caso, en general, el sistema operativo, en la parte de tableta es bastante sólido y tiene cosas interesantes, como el que simplemente con teclear desde la pantalla de inicio vayas a las búsquedas. Otro aspecto interesante es el de la multitarea: con sólo deslizar desde la izquierda puedes ir pasando de una aplicación a otra, con sólo deslizar de arriba a abajo cierras la aplicación y, algo que no pueden hacer otras tabletas, puedes dividir la pantalla en dos deslizando despacio desde la izquierda. Así, es un entorno que, una vez lo conoces, resulta cómodo por la cantidad de gestos que puedes hacer. Sin embargo, se nota que tiene todavía un montón de “esquinas” sin pulir, sobre todo en la gestión de fotos, música y vídeo (por ejemplo, la aplicación para vídeo está muy limitada en los formatos que admite y es curioso que la aplicación para fotos no permita algo tan sencillo como girar una imagen).

Pocas apps todavía…

Esto nos lleva a la carencia más importante de la tableta de Microsoft, que no es otra que la escasez de (muchas) buenas apps en su tienda. Apple ha sabido dotar a su sistema de apps realmente extraordinarias para ir cautivando a los usuarios en las áreas clave (desde iPhoto para la edición de fotos, GarageBand para música, iMovie para películas, o las aplicaciones de productividad Pages, Keynote o Numbers. Sin embargo, en el Surface, aunque es verdad que tienes un Office (enseguida vamos con ello), se echan en falta un montón de aplicaciones. Al menos, las básicas las tienes cubiertas (tienes una aplicación para manejar tu correo, el navegador Explorer, un reproductor básico de vídeo, un gestor de música, para redes sociales, para ver documentos PDF…) y tienes una oferta razonable de Apps, pero a años luz de la calidad y variedad de la plataforma de Apple.

 

Pero con un Office “de PC”

Por otro lado, esta parte todavía inmadura de la tableta de Microsoft está compensada en parte porque en la parte “PC”(en el Escritorio), la Surface incluye una versión Hogar de Office 2013; de manera que con un teclado y un ratón (o con la funda type cover) puedes convertir a la Surface en un PC para trabajar en tus documentos PowerPoint, Word, Excel y One Note (una aplicación para tomar notas muy interesante ya que las notas se almacenan en la nube y se sincronizan entre todos tus dispositivos). Por supuesto, gracias al disco en la nube SkyDrive, que proporciona 7GB de almacenamiento gratuito, todas las aplicaciones pueden guardar y trabajar con documentos en la nube, de forma que puedes empezar tus trabajos en un ordenador y al llegar a casa terminarlos en la Surface de forma transparente.

El Escritorio… ¿casi un Windows?

Sin duda, este Escritorio es una de las mejores armas de la Surface, ya que da a los usuarios acostumbrados a ordenadores con Windows un lugar en el que se van a encontrar “como en casa” y en el que pueden manejar sus documentos y archivos del modo habitual: creando carpetas, arrastrando documentos de un sitio a otro… cosas que son naturales en un ordenador, pero que en una tableta con iOS o Android no puedes hacer.

Además, el escritorio permite conectar dispositivos o compartir recursos en red de manera similar a como haces en un PC. Cosas como conectar una llave USB o conectarse a otro ordenador que esté en tu red son totalmente “naturales” en la Surface RT (ya que es un pseudo PC), mientras que con las tabletas “normales” son tareas a veces complicadas o simplemente imposibles (aunque como dice Apple… “siempre hay una App para ello”).

Como hemos mencionado, en este escritorio de Windows RT no puedes instalar aplicaciones para PC como sí podrás hacer en la Surface Pro, pero a nuestro entender, con la suite Office y el navegador Explorer está cubierto el 95% del uso que hacen la mayoría de los consumidores de un ordenador, por lo que sigue siendo tremendamente útil.

Conclusión

La tableta Surface RT y Windows RT son el reflejo de cómo Microsoft ha modificado su visión de “tableta híbrida” (es decir una tableta que puedas usar para disfrutar de apps y como PC de trabajo), para hacerla más económica dejando sólo esa parte de PC que entiende más esencial, que es la de la gestión de archivos y el paquete Office. Así, si quieres probar el mundo de las apps pero no quieres renunciar a que la tableta te sirva como “pseudo PC” para usar Office como en un portátil, el Surface RT puede ser una buena alternativa. El mayor problema es la escasez de apps de calidad de la tienda de Microsoft, que hacen que como tableta el Surface se disfrute mucho menos que un iPad.

Por otro lado, la tableta está muy bien construida y tiene detalles muy de agradecer como el conector de alimentación magnético y el sistema también magnético de anclaje de las fundas teclado. Muchos fabricantes de electrónica (y de tabletas) que presumen de innovación deberían ver lo que ha hecho Microsoft y tratar de seguir su ejemplo con diseños y elementos distintivos, como las fundas teclado o la pestaña que hace de pie. Nos ha gustado mucho poder crear cuentas de usuario para compartir la tableta y la libertad de poder usarla como un ordenador “normal” con sus archivos y carpetas, o poder hacer cosas tan sencillas como conectar una llave USB y copiar archivos (algo que en un iPad, por ejemplo no puedes hacer), o dividir la pantalla para usar dos apps al tiempo (algo que no es muy habitual en una tableta y que puede hacerte falta de manera esporádica). Lo que menos nos ha gustado es el precio de los teclados y lo incómodo del touch cover, que da casi una sensación peor que tecleando en la propia pantalla de la tableta, aunque hay que decir que para usar el Surface como PC, sin ocupar media pantalla con el teclado virtual, es suficiente. 

En definitiva, Microsoft no tiene a día de hoy un “mata iPads” pero tiene una tableta bastante digna y que puede ser una alternativa interesante para quienes estén seguros de querer algo más parecido a un PC que un iPad, en el que poder usar Office y otros programas del día a día y no les importe no tener (al menos de momento) una muy amplia oferta de apps .

 

Pros y contras de Surface RT

Lo mejor: el Surface RT es además de una buena tableta, un pseudoPC que te permite trabajar de manera similar a como lo haces con un ordenador con Windows, conectando tus dispositivos o compartiendo archivos con los otros ordenadores de tu red doméstica.  Además, incluye un Office de Serie. La construcción y el diseño son buenos, y conexión sencilla de dispositivos incluyendo un puerto USB convencional y la posibilidad de conectar una segunda pantalla en modo extendido son extras que no encuentras en tabletas de Apple o Android.

Lo peor: las apps instaladas de serie son bastante limitadas y en la tienda de Microsoft no hay mucha variedad y calidad. En este aspecto Microsoft está muy lejos de Google y Apple. Tiene un navegador completo con soporte flash, pero en muchas páginas no puedes interactuar correctamente con menús desplegables. El sistema de actualización automático es muy lento y si restauras la tableta a la configuración de fábrica tienes que instalar después una veintena de actualizaciones, incluyendo la que hace que la tableta utilice el idioma español.

 

Surface RT: precios oficiales

  • Surface RT 32 GB: 479 EUR, IVA incluido.
  • Surface RT 32 GB con funda con teclado táctil (touch cover): 579 EUR, IVA incluido.
  • Surface RT 64 GB: 579 EUR, IVA incluido.
  • Surface RT 64 GB con funda con teclado táctil (touch cover): 679 EUR, IVA incluido.
  • Funda con teclado táctil (touch cover), disponible en tres colores: 120 EUR, IVA incluido.
  • Funda con teclado (Type cover), disponible sólo en negro. 130 EUR, IVA incluido.

 

Surface RT: características principales

  • Sistema operativo: Windows RT. Incluye Microsoft Office Hogar y Estudiantes 2013 RT.
  • Almacenamiento: 32 GB o 64 GB.
  • Pantalla 10,6” “ClearType”. Resolución: 1.366  x 768 . Relación de aspecto: 16:9 (panorámico) . Multitáctil de 5 puntos.
  • Procesador: Nvidia T30. Memoria del sistema: 2 GB RAM
  • Conexiones inalámbricas:  Wi-Fi (802.11a/b/g/n). Bluetooth 4.0.
  • Autonomía de batería: Hasta 8 horas con varias actividades.
  • Cámaras: Dos cámaras con resolución 1.280 x 720, una frontal y una trasera.
  • Sonido: Altavoces estéreo. Dos micrófonos.
  • Conexiones: USB 2.0 tamaño completo. Lector de tarjeta microSDXC.  Conector de auriculares. Puerto de salida de vídeo HD. Puerto para carcasa.
  • Sensores: Sensor de luz ambiente. Acelerómetro. Giroscopio. Brújula digital.
  • Aplicaciones incluidas: Correo electrónico. Mensajería. Word. PowerPoint. Excel. OneNote. SkyDrive. Internet Explorer 10. Bing . Música . Vídeo. Juegos.

 

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).