Tecnología

El supermercado que compró una firma de ebooks

Tesco es una de esas firmas del mercado tradicional que se están descubriendo como especialmente innovadoras. La cadena de supermercados británica es una de las principales organizadoras de tiendas virtuales con códigos QR (de hecho, ellos fueron los primeros en lanzar una iniciativa así) y ahora se han convertido al mundo del ebook.

La compañía acaba de anunciar la compra de Mobcast, una firma especializada en servicios para la industria del libro electrónico (como una plataforma cloud de venta de ebooks o una plataforma de distribución de libros electrónicos) y que había sido cofundada por un autor de best sellers.

La adquisición permitirá a la cadena de supermercados contar con todas las herramientas para tener una oferta de entretenimiento digital fuerte, como explica en la nota de prensa en la que comunica la adquisición. En junio adquiría un servicio de radio personalizada y en 2011 uno de contenidos audiovisuales en streaming. Ninguna de las dos compañías ha hecho público el precio de la transacción, aunque la prensa estadounidense ya apunta hacia los 4,5 millones de libras esterlinas.

Tesco ya cuenta con una plataforma de venta de libros electrónicos, pero esta adquisición lo posiciona con fuerza en la batalla de los contenidos en la que se han lanzado las grandes cadenas de hipermercados de Reino Unido, tal y como apunta Paid Content. Tradicionalmente, las grandes superficies eran un punto de venta de contenidos, como libros de consumo de masas. Ahora que el best seller ha pasado del papel al la tinta electrónica, estas firmas tienen que reinventarse. Sólo en primavera, la cadena Tesco vendió en Reino Unido el 10,7% de los productos de entretenimiento, según una estadística de Kantar Media que recoge Paid Content. En la batalla por el comercio de esos contenidos en formato electrónico, la firma tiene que luchar contra las otras cadenas. Ellos son la principal cadena de supermercados del país, pero aunque su inmediata competidora (Asda) no está jugando fuerte sí lo está haciendo la tercera en discordia (Sainsbury).

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico