Social Media Tecnología

Studygram, la tendencia en redes sociales que convierte los apuntes en obras de arte

Escrito por Lara Olmo

Se acabó eso de ser el empollón y avergonzarse por ello. La última moda en redes sociales es fardar de apuntes y de ser un alumno aplicado. Aunque algunos vean más postureo que resultados en las notas.

Si algo tienen las redes sociales es la capacidad para crear y destruir tendencias en apenas tiempo. No hay nada que escape a este poder de viralización, ni siquiera aquello que en principio podría parecer mundano o alejado del concepto cool. Como por ejemplo estudiar y tomar apuntes.

La última moda consiste en presumir (y con razón) de apuntes de clase. Como toda tendencia que se precie, ya tiene su “etiqueta” e Instagram y Tumblr se han convertido en sus mejores plataformas. Se trata del studyblr o studygram (según la red social), y tras ellas están miles de chavales que no superan los 15 años de edad pero que dedican buena parte de su tiempo a hincar los codos.

Just out of pure curiosity, how old are you guys? 🙂

A post shared by 「 judy 」☁️🐝🌿✨ (@focusign) on

Lo que empezó hace un par de años en forma de frases motivadoras con una ortografía cuidada y estética, ha derivado en una corriente donde los usuarios (en su inmensa mayoría, chicas) ponen toda su creatividad a trabajar para diseñar unos apuntes que serían la envidia de cualquiera, y que sólo en lo que va de año ya ha logrado dos millones de “Me gusta”.

Los diseños, las ilustraciones y la caligrafía están a la altura de la famosa Mr. Wonderful, con la diferencia de que aquí todo es manual. Las armas de estos studyblr son un buen puñado de subrayadoress de todos los colores, bolígrafos de distintos grosores y cuadernos y agendas.

Hows ur day going guys? 🇬🇧😁✌🏽

A post shared by Tutors Team – Online Tutoring (@tutorsteam) on

Como se ve en las fotos, el lugar de estudio está a la altura de las creaciones. Y es que en el studygram el espacio de trabajo es casi o tan importante como los apuntes, y todo está cuidado hasta el más mínimo detalles para fomentar la inspiración y la concentración.

Aunque el punto ególatra es más que evidente, esta tendencia se difierencia de otras por su espíritu colaborativo. Los studygramers no tienen inconveniente en compartir sus secretos, dar trucos y hasta regalar plantillas y esquemas para imitar su estilo. hay miles de blogs especializados en la temática y basta entrar en YouTube para encontrar un sinfín de tutoriales para organizar y decorar tus apuntes.

Ser studygramer o studyblr no es barato, porque el material escolar es caro y más aún al nivel que ellos utilizan. Las marcas no son ajenas a esta corriente, y ya colaboran con los más influyentes, como Emma Studies o Mulan Writes; pero los padres y profesores tampoco son indiferentes, y algunos ven aquí una moda que, más que fomentar el estudio, lo que hace es distraer.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.