Tecnología

StratoBus, vuelven los dirigibles de un mundo paralelo

StratoBus
Escrito por Rafael Claudín

El proyecto francés pretende llevar unos dirigibles puestos al día a la estratosfera, como un sistema de apoyo para los satélites de comunicaciones actuales.

Como los discos de vinilo, los dirigibles están viviendo una segunda juventud cuando ya casi se habían dado por desahuciados. No sólo han sido la marca de identidad del mundo paralelo de Fringe o en ficciones distópicas como Sky Captain y el mundo del mañana, sino que se han abierto paso hasta multitud de conceptos de futuro y, de hecho, se utilizan en misiones de rescate y con propósitos publicitarios.

Pues bien, el uso de los zepelines podría llegar mucho más lejos. Literalmente. Más lejos y más arriba. Eso, si el nuevo proyecto StratoBus, salido de tierras francesas, logra llevar sus dirigibles hasta la estratosfera. Y es muy probable que siga adelante, si tenemos en cuenta los implicados en el proyecto: Thales Alenia Space con el apoyo de Airbus Defence & Space, Zodiac Marine y CEA-Liten.

StratoBus es un modelo de dirigible diseñado para llegar a una altitud de 20 kilómetros, donde quedaría con una posición fija y podría servir para misiones de vigilancia, mejora de la navegación, refuerzo de las comunicaciones e incluso apoyo a los sistemas GSM. Y además darían un encanto a la órbita terrestre que, reconozcámoslo, no nos proporcionan los satélites actuales.

Un estadio de fútbol en las alturas

Los StratoBus serán tan grandes como un campo de fútbol, con un diámetro de 22 metros y una chapa de lujo fabricada en fibra de carbono para un diseño ultraligero. En su interior será posible albergar más de 200 kilos de carga. Lo más interesante del sistema es que no necesitan de una lanzadera: podrán ascender ellos solos a lo más alto partiendo desde el polvo de la Tierra.

Para mantener su posición estacionaria, StratoBus incorpora dos motores eléctricos capaces de ajustar ellos solitos la posición en la estratosfera. Además, incorporará un sistema de paneles solares giratorios para aprovechar todo lo posible la energía solar, así como un sistema de amplificación de la energía para manejar las sobrecargas, como señala Wired.

Este autobús de la estratosfera será capaz de realizar misiones de una duración máxima de un año. Su vida útil, por lo demás, no es excesiva: después de cinco años de uso no dará más de sí. Aunque lo mismo dijeron de la sonda Voyager en los años 70 y todavía está ahí fuera dando guerra. ¿Cuándo será una realidad? Los responsables de StratoBus esperan que el primer prototipo esté disponible en los próximos cinco años. De momento, nos tendremos que conformar con el siguiente vídeo, que tiene un encanto naïf muy a la francesa:


Imagen: Thales

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.