Tecnología

Por qué Steve Ballmer debe dejar de ser CEO de Microsoft

steve ballmerHace 10 años Steve Ballmer fue nombrado CEO de Microsoft, a lo largo de este tiempo la compañía se ha enfrentado a competidores que han cuestionado su poder absoluto. Apple y Google (principalmente) se han posicionado como las dos compañías de referencia de las nuevas tecnologías, dejando a los de Redmond en la tercera posición. La reciente compra de Skype ha sorprendido a todo el mundo, no siempre positivamente.

A partir de la compra de Skype, sabiendo que Microsoft había pagado 8.500 millones de dólares por la compañía, surgieron voces críticas apuntando que los de Redmond habían establecido un valor muy por encima del real. No en vano, cuando comenzaron a surgir los rumores, Facebook y Google se postularon como posibles compradores y los precios que se barajaban estaban entre 3.000 y 4.000 millones. En caso de que el servicio de VoIP lanzara una oferta pública de venta (OPV) la cifra se podría incrementar en 1.000 millones de dólares.

Según estas estimaciones Microsoft habría pagado el doble o más del valor real de Skype en estos momentos. Pero esta es sólo una de las críticas que Ben Brooks, autor del blog The Brooks Review, que además es accionista de la multinacional, arroja sobre Steve Ballmer, CEO del gigante informático. Ha comprobado la evolución del valor de las acciones, comparándola con las de sus rivales, como son Apple y Google, ha analizado los derroteros de la empresa en el mercado móvil y ha hecho un repaso a los errores cometidos por ésta.

microsoft

Comparación de las acciones de Microsoft con el índice NASDAQ

Según escribe Brooks en su blog, en los diez años – desde el 2000 – que Ballmer lleva siendo CEO de Microsoft el valor de las acciones de la empresa ha caído un 56,63%. En un gráfico se puede ver como, al descenso que ha obtenido el indicador NASAQ le ha seguido – más pronunciado si cabe – el de la compañía de Redmond. Mientras que el rendimiento de Apple y Google se ha disparado a partir de 2004.

microsoft

Comparativa entre Microsoft y el NASDQ con Google y Apple

La adquisición de Skype es la gota que colma el vaso, según expone Brooks, que la califica de “un movimiento desesperado hecho por un hombre desesperado”. El autor señala que con 89.000 empleados en nómina Microsoft podía haber creado un producto de las mismas características en lugar de pagar esa cantidad desorbitada. Más bien parece “un movimiento de Ballmer para comprar algo que otros pueden haber querido para sí mismos.” Aunque el autor no cita la gran comunidad de usuarios del servicio de VoIP, que ahora pasará a ser gestionada por su nuevo dueño.

Pobre actuación en el mercado móvil

Una de las críticas más demoledoras de Brooks está referida a la estrategia de la multinacional en el mercado de los terminales móviles. Cuando apareció el iPhone de Apple el CEO de Microsoft despreció el nuevo producto, tildándolo de caro e indicando que su futuro estaba reservado a una minoría.

Zune, diseñado al estilo de iTunes, un éxito que Ballmer sí reconoció a Apple, ha quedado en el olvido y esto no ha traído nada bueno para la influencia de la compañía en los dispositivos móviles. Windows Mobile 6.5 ha sido otra de las causas del retraso de Microsoft en el mercado móvil. La aparición del iPhone dejó atrás a este software y los de Redmond no hicieron nada por evitarlo hasta que el pasado 2010 lanzaron Windows Phone 7.

La nueva apuesta de software de Microsoft tiene grandes posibilidades de éxito, pero éstas son debidas a la alianza con Nokia, cuyo CEO Stephen Ellop, antiguo directivo de la compañía de Redmond, ha propulsado. Sin embargo, no se puede negar que Windows Phone 7, un sistema moderno, ha llegado tarde, cuando el mercado ya está lo suficientemente maduro como para que entre un nuevo elemento, si éste no tiene un fuerte respaldo detrás (como sí es el caso de WP7).

Brooks también critica un acto de imagen. Un mes antes del lanzamiento de su plataforma móvil Microsoft llevó a cabo en su sede una pantomima, simulando el funeral del iPhone, con una procesión de disfrazados y un coche en el que se leía: “Windows Phone 7 entierra a la competencia”.

Necesidad de un nuevo CEO

El post de Brooks termina afirmando la necesidad de establecer un nuevo CEO para Microsoft. Las características que según él debe tener la persona que ocupe este cargo se resumen en que sea un apasionado de la tecnología, tenga una visión de futuro y, lo más sorpredente, que sea de fuera de la empresa para que no siga la misma inercia que ésta lleva en los últimos años.

Como recomendación postrera el autor del post señala que la compañía debería dedicarse a innovar con sus propios recursos, así como a adquirir buenos productos de compañías nuevas y con proyección en lugar de productos con una marca creada.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano