Drones Tecnología

Sony irrumpe en el negocio de los drones

El primer dictamen europeo sobre drones alerta de sus riesgos para la privacidad
Escrito por Esther Macías

El gigante de tecnología nipón firma un acuerdo con ZMP para crear Aerosense, una compañía que arranca este mes de agosto y que ofrecerá soluciones empresariales que combinan el uso de drones para capturar imágenes y el procesamiento de los datos en la nube.

El gigante tecnológico Sony ha puesto la mira en el Internet de las cosas y como parte de esta estrategia su subsidiaria Sony Mobile Communications ha sellado un acuerdo con la empresa ZMP, también japonesa, para colaborar en el desarrollo de soluciones corporativas basadas en el uso de drones para capturar imágenes y en el procesamiento de datos en la nube. Este proyecto lo articularán creando una nueva compañía, llamada Aerosense, que nacerá el próximo mes de agosto, aunque su primera oferta comercial no llegará hasta principios de 2016.

Las soluciones que ofrecerá Aerosense se basarán en el uso de la red de telecomunicaciones, la tecnología de sensores y cámara de Sony, mientras que ZMP aportará su tecnología de robótica (el lema de esta compañía es “robot de todo”) y conducción autónoma, junto a su experiencia en el ámbito industrial. La novedad es que ZMP aplicará su tecnología de conducción autónoma, hasta ahora solo usada en vehículos terrestres, a aeronaves. “Aerosense combinará estos activos y desarrollará soluciones integrales que satisfagan necesidades en aspectos como la medición, vigilancia, observación e inspección”, reza un comunicado emitido por ambas empresas.

 

Un mercado en auge

Este movimiento es una muestra más del potencial que tiene la tecnología relacionada con los drones y el procesamiento de datos si se aplica a diferentes industrias. Un ejemplo de ello es el proyecto que el CSIC está llevando a cabo en España para utilizar estos dispositivos con el fin de mejorar los cultivos de árboles como los olivos.

No obstante, las aplicaciones son infinitas y van, desde luego, mucho más allá del tradicional uso de estas aeronaves como método de defensa o como meros juguetes. Además de la agricultura, la industria energética e incluso las empresas de ingeniería (la española Ferrovial lo está explorando sin ir más lejos) o logística (Geopost, propietaria de Seur, ya está indagando al respecto, por no hablar de los ambiciosos proyectos de Amazon), la industria cultural o el periodismo pueden beneficiarse ampliamente con el uso de estos dispositivos. Cada vez, de hecho, va haciéndose más cierta la predicción que el analista Peter Sondergaard, director de Investigación de Gartner, sentenciaba hace meses: “Algún día un dron podría ser tus ojos y tus oídos”.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.