Tecnología

¿Son responsables los operadores de telecomunicaciones de la piratería de sus usuarios?

claves navegar Internet con seguridad

Un litigio entre la discográfica BMG y el operador norteamericano de telecomunicaciones Cox abre las puertas a que los proveedores de Internet sean condenados por la piratería llevada a cabo por sus clientes.

Hasta ahora, cuando un internauta hacía un uso delictivo de su conexión a Internet, el único responsable de dichos comportamientos era él mismo. El operador de telecomunicaciones siempre ha estado al margen de este tipo de juicios (especialmente en lo referido a la piratería de contenidos digitales) ya que se entendía que su rol era el de mero proveedor de un servicio de conectividad y que sobre sus hombros no recaía el peso del uso que cada cual hiciera de esta tecnología.

Pues bien, esta premisa podría cambiar próximamente a raíz de un juicio, conocido en Estados Unidos, y por el que la ‘telco’ Cox Communications ha sido condenada a una multa de 25 millones de dólares al considerarse “responsable de las descargas ilegales de música y películas” llevadas a cabo por sus clientes.

El fallo (recogido por el Washington Post aquí) se ha producido a raíz de una denuncia presentada por la discográfica BMG. La compañía musical contrató a una tercera empresa, Rightscorp, para supervisar la actividad en Internet y detectar el intercambio fraudulento de archivos. BMG notificó los hallazgos a los distintos operadores de telecomunicaciones con el fin de que éstos hicieran llegar los avisos oportunos a los usuarios en cuestión y, en algunos casos, cancelar el suministro de Internet a los consumidores reincidentes. Sin embargo, Cox no realizó esta tarea de forma oportuna, a juicio del tribunal.

Al margen de este caso concreto, este precedente abre todo un campo de posibles sanciones contra el resto de proveedores de Internet en materia de derechos de autor. Así lo afirman expertos consultados por el Washington Post y la propia Rightscorp, la empresa contratada por BMG, que ha sacado pecho al afirmar que “durante cinco años hemos avisado a los operadores de telecomunicaciones de que corren el riesgo de incurrir en grandes multas si no logran terminar con las cuentas de los clientes que infrinjan los derechos de autor de manera recurrente”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • cali

    Se van a vagar.
    Un día de estos, tanto operadoras, como hakers variopintos varios.
    Me tienen colmada la paciencia.
    No es broma, después de más de una década, ya esta bien el cachondeo de las p…….máquinas de los c…………
    Por que no son más que esto. Por mucho que lo adornen.
    Por lo tanto, máquina que se paga, máquina que tiene que funcionar, si o si.
    Te compras unas máquinas, a veces de muy buena calidad, gastandote una pasta notable, e incluso recurriendo a algún crédito, por supuesto con sus correspondientes intereses.
    Desde luego las maquinas no son lo que suele fallar, excepto las primeras debido a las novedades técnicas del Hardware, o sea físicas.
    Los problemas que se arrastran desde entonces son más de software, comunicaciones e intromisión en la vida privada sin el consentimiento del propietario de la maquina, lo del sofware, en realidad me la reflanflinfa, no se pueden poner puertas al…. como se diga el dicho ese.
    O sea cientos de horas pérdidas, para que al siguiente programa siempre acabes en el principio, ya que al final dichos problemas se comen o luchan entre ellos, olvidándose del propietario del dispositivo en cuestión, que ya no es sólo un dispositivo, son como mínimo tres por persona, si entendemos dispositivos con capacidad de comunicación.
    Dispongo de un dispositivo con un año de antigüedad que costó bastante caro, gracias a Dios todavía no lo tengo que cambiar en años, pero da igual, por que entre pitos y flautas tengo que andar con otros más sencillos ejem. Movil/tablet, por que como he dicho esto es un despropósito, si ya se tienen problemas con los últimos, como para andar jugando con el primero, que costó bastante más.
    Sinceramente, te acojonas, que entre esos pitos y flautas te lo escogercien, y te lo escogercien encima a (su) antojo.
    El anterior dispositivo tiene más de diez años también me costó muy caro, pero todavía funciona perfectamente, salvo que no trata con formatos de imagen de última generación.
    Pero es que a mi me la reflanflinfa ya la imagen de última generación visto lo visto. Esto último lo usare cuando a mi me de la gana y me apetezca, esa fue la idea al comprar este último también.
    Bueno pues yendo al quiz de la cuestión que nos trae, les diré a este nido de……. que me da igual el que software, aplicación y lo que hagan con ellos.
    Nadie, absolutamente nadie, tiene ningún derecho a jugar con mi maquina, excepto su dueño, que soy yo.
    Otra cosa será, si al final reconocen que todos los pájaros pertenecen al mismo nido.
    Y aún y todo, espero no sean pájaros Cucos, de esos que que te echan de tu propio nido para que sus propios padres se vayan de “pardos picos” o sea, cuidaiiiiitoo con migo, por que puede haber denuncía, y edemas es seguro que se puede ganar.
    Espabilense. Please.
    Cierrabaaaarrreeessss.