Tecnología

Soluciones para almacenar el Big Data que generas

Big Data
Escrito por Lara Olmo

El auge del modelo en la nube y el incremento exponencial de los datos, que es preciso analizar para sacarles partido, están transformando la industria del almacenamiento.

Un billón de teléfonos móviles emitiendo 1 billón de gigabyte al mes representan solo una parte de toda la información que vamos dejando a nuestro paso. A ellos hay que unir los dispositivos conectados al Internet de las Cosas, cada vez más numerosos y variados, para ser conscientes de la cantidad de información y de datos que somos capaces de generar.

Dada la tendencia, no resulta descabellado aventurar que la información en los próximos años alcanzará cantidades inimaginables. Hay estudios con datos en la mano, como el de la consultora IDC, que asegura que para 2020 alcanzaremos los 44 zettabytes.

Quizás expresado así no te diga mucho, pero al compararlo con los bytes, la unidad de información básica, y decirte que equivale a 1021 bytes, te hagas una idea más aproximada.

Ante lo que nos espera, resulta necesario pensar el alternativas y herramientas que ofrezcan nuevas formas de almacenaje de estas enormes cantidades de información. La inteligencia artificial y el machine learning están evolucionado a pasos agigantados precisamente porque ya empezamos a almacenar cuantiosas cantidades de información y datos, pero no dan respuesta al problema del almacenaje y la clasificación.

Además las aplicaciones de software convencionales usadas en la captura, gestión y procesamiento de datos no son capaces de abordar tales cantidades, por lo que es necesario recurrir a software especializado en Big Data y a otras soluciones. Ahí van algunas de ellas:

La nube híbrida

Supone un paso más del almacenamiento en la nube que la mayoría conocemos. Las infraestructuras de ‘clouds’ híbridas emplean hardware o software inhouse (propios) y el espacio de la nube, lo que da mayor flexibilidad al usuario, que puede acceder a la información desde donde lo prefiera. En función de lo importante que sean los datos, se almacena en uno u otro soporte.

Otro de los beneficios de esta forma de almacenamiento de datos es que es rompe con las barreras psicológicas de seguridad y garantías que algunos le seguían viendo al ‘cloud’. Tanto es así que cada vez más compañías está desplegando proyectos ‘cloud’ sobre infraestructuras híbridas.

Memoria Flash

La existencia de la memoria flash y de los SSD basados en ella han hecho posible la creación de centros de datos de almacenamiento masivo de información, algo que usan todas las grandes empresas de big data, además de ser un factor importante en la conectividad en la nube.

A diferencia de los sistemas tradicionales de almacenamiento que guardan la información en discos, la memoria flash lo hace desde un semiconductor.

Si su precio continua bajando y su capacidad aumentando (desde la creación del primer flash disk hace 25 años, la capacidad de la memoria flash se ha multiplicado 300.000 veces y se ha dividido su coste 50.000 veces), será un recurso muy útil para muchas pymes

I-SDS

El software I-SDS (Intelligent Software Designed Storage) permite sustituir los engorrosos y obsoletos hardware de almacenamiento por infraestructuras gestionadas por un software inteligente, ofreciendo resultados en menor tiempo y optimizando los recursos. 

Podrías decirse que el I-SDS funciona de manera similar a como lo hace el cerebro humano, que puede recuperar un recuerdo con solo mencionarlo. Combina la búsqueda aproximada con la extracción de flujos de información, procesando así grandes cantidades de datos. Además es capaz de obtener los resultados más frecuentes y aproximados de las búsquedas.

Almacenar archivos en frío

A pesar de no ser muy frecuente, el almacenamiento de datos en frío es más económico. Lo que hace es almacenar los datos de los que no es tan importante disponer en discos más lentos de forma que se libera espacio en los discos más rápidos, donde sí interesa tener las información más recurrente.

Esta opción puede ser muy interesante para grandes empresas que aglutinan importantes cantidades de información antigua, que no es necesario tener siempre a mano. Sin embargo , es tal la cantidad de datos que están reuniendo muchas compañías que cada vez resulta más difícil discernir entre lo que es más importante y lo que es secundario.

Vía | techcrunch.com

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.