Tecnología

Sobre el nuevo canon digital: hablan los expertos

Alternativas al canon digital español anulado por la justicia europea

El experto en Derecho Digital, Borja Adsuara; el analista de Penteo José Luis Pérez; y la patronal del sector, Ametic, exponen sus argumentos a favor y en contra del canon por copia privada impulsado por el Gobierno.

Hace poco más de un año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló el sistema de compensación por copia privada, conocido popularmente como ‘canon digital’, al considerar que no estaba asegurado que el coste de la compensación equitativa fuera soportado sólo por los usuarios de las copias privadas y que no garantizaba el pago a los autores. El modelo, impulsado por el gobierno de Mariano Rajoy, cargaba contra los Presupuestos Generales del Estado las compensaciones a los artistas sin dar espacio a las entidades gestoras de los derechos (SGAE o CEDRO) para controlar dichos impuestos, con lo que la cantidad de dinero que percibían cayó drásticamente.

Después de este tiempo en un peligroso limbo legal, el Ejecutivo de Rajoy vuelve a regular el ‘canon digital’ en virtud del mandato que establece la legislación española para proporcionar una compensación económica a los autores por el derecho legítimo de los ciudadanos a hacer copias privadas para uso personal. “El principal punto positivo es que se restablece la legalidad, porque estábamos en una situación irregular y podíamos ser sancionados por la Unión Europea, al reconocer la Ley de Propiedad Intelectual un derecho (el de copia privada) y no tener un sistema de remuneración compensatoria, como exige la Directiva europea de Propiedad Intelectual (al haber sido anulada la última regulación de la misma)“, reconoce Borja Adsuara, exdirector de Red.es, abogado, experto en derecho digital y miembro de la Comisión de Propiedad Intelectual.

El texto, todavía en una fase inicial de su desarrollo, establece que toda clase de dispositivos susceptibles de grabar contenidos digitales (smartphones, MP3, DVDs, CDs, etc.) cargarán con una nueva tasa que irá desde los 20 céntimos por cada disco hasta los 3 euros de un tablet, pasando por un euro en el caso de los teléfonos inteligentes. A pesar de ser una carga dolorosa cuando vayamos a comprar nuestro siguiente dispositivo, sigue tratándose de un impuesto menor que el que se cobra en otros países vecinos: en Francia, el precio de smartphones y tablets se incrementa actualmente en ocho euros por cada unidad.

Qué es el canon digital y cómo te afecta

Este planteamiento recupera la esencia del ‘canon digital’ ideado por el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y ya ha obtenido el visto bueno de la Asociación para el Desarrollo de la Propiedad Intelectual (ADEPI). “Con este canon se vuelve al pago directo mediante el cargo de dispositivo, el modelo que mejores cifras de recaudación demostró en el pasado para las entidades gestoras. Y aunque el gobierno ha puesto excepciones para intentar discriminar su uso fraudulento del uso legal, en la práctica sigue siendo imposible garantizar que los dispositivos destinados a uso legal no han sido cargados con el canon“, comienza la carga contra el impuesto el analista de la consultora Penteo, José Luis Pérez. “Así que bien para las gestoras de derechos, para las que se vuelve al modelo más favorable de los dos anteriormente impulsados por el ejecutivo. Y mal para el consumidor, al que se presume culpable y que deberá demostrar el uso legal y sólo con la posibilidad de reclamar el canon a posteriori“.

En la misma línea coincide Adsuara, quien critica las contradicciones e inconsistencias en la regulación, no en España sino en Europa, del ‘canon digital’: “La ‘compensación equitativa por copia privada’ era un mal menor que tenía sentido en el entorno físico (cuando grabábamos de un disco de vinilo al cassette, o de una cassette a otra cassete, o de la radio o la TV), pero no tiene mucho sentido en el entorno digital, en el que la llamada ‘copia privada’ apenas se da y con el ‘canon por copia privada’ se trata de compensar otras copias que no cumplen los requisitos de la copia privada, como las descargas de internet y los intercambios de contenidos entre particulares a través de las redes P2P”. Por eso, este experto considera que ni es una verdadera ‘compensación’, porque no compensa el perjuicio que causa la copia digital, ni es ‘equitativa’, porque no se identifica el uso efectivo que se hace de las obras, ni realmente es ‘por copia privada’, sino por cualquier tipo de copias.

¿Está bien formulado el ‘canon digital’?

Si bien el cálculo de los dispositivos y tarifas definitivos se deben fijar con posterioridad mediante Real Decreto, durante un periodo transitorio de 12 meses se ha establecido un listado de dispositivos y tarifas en los que no se ha tenido en cuenta el cálculo del daño efectivamente causado al autor, que es lo que debe ser compensado. Así lo lamentan desde la patronal del sector tecnológico, Ametic, la cual ha emitido un comunicado para criticar que “desafortunadamente no se han tenido en cuenta los estudios que sobre el daño causado ha venido realizando la propia Secretaría de Estado de Cultura entre los años 2012 y 2016 y que lo fijaba en aproximadamente 12 millones de euros“.

Alternativas posibles al canon digital en España

El otro gran punto de discusión y que ha encendido la mecha de la oposición popular es que se han incorporado al listado de dispositivos que deben sufragar la compensación algunos que estaban exentos en el pasado, como pueden ser las impresoras o los discos duros de ordenador, que “junto con otros nuevos dispositivos harán que las cantidades recaudadas superen considerablemente el perjuicio efectivamente causado por la copia privada”, remarcan en Ametic.

¿Tiene sentido un ‘canon digital’?

Lo cierto es que una medida como el ‘canon digital’ no solo presenta contradicciones de peso en su propia formulación, sino también en la base que justifica su mera existencia: la piratería. “El gobierno ha olvidado que la piratería va a la baja. Según el Observatorio de la Piratería 2016, elaborado anualmente por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, la piratería descendió el año pasado un 4,2%, sentencia José Luis Pérez. “Con la aparición de más opciones legales de consumo, esta reducción de los hábitos ilegales continuará, ya que de los 10 principales motivos declarados para piratear, solo 3 son de tipo económico. El vídeo on demand y plataformas como Netflix, que sitúan el consumo de vídeo a la carta en unos asequibles precios mensuales, son parte de esta tendencia que ayuda a disminuir el consumo de contenidos ilegales“.

¿Hacia dónde ir?

Un sistema imperfecto de base según todos los expertos, pero para el que es complicado encontrar un mejor reemplazo… al menos a corto plazo. “Hasta que se encuentre e implemente (a nivel europeo o, incluso, mundial) un sistema mejor de retribución de los titulares de los derechos, basado en la identificación del uso efectivo de las obras en el entorno digital, lo más importante es ir de la mano con el resto de países de la Unión Europea“, añade Borja Adsuara. “No hay que renunciar a mejorar las normas, pero lo más importante es que, mientras tanto, todos tengamos las mismas reglas de juego europeas y, si fuera posible, globales, porque en internet se compite globalmente“.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.