Tecnología

Smart fortwo y forfour, la experiencia de conducir un coche 100% eléctrico

El Smart Forfour, el modelo de cuatro plazas
Escrito por Jakub Motyka

Smart presenta en España la cuarta generación de sus coches eléctricos Smart, el Smart fortwo y el Smart forfour. Hemos podido montar en ellos durante una mañana entera, y os contamos algunas interioridades sobre estos vehículos.

Los coches eléctricos están intentando abrirse camino en nuestras vidas de muchas formas diferentes. Fabricantes como Tesla tratan de tentarnos con su autonomía (más de 400 kilómetros para el Model S), mientras que grandes marcas como Renault llevan el concepto de coche urbano hasta el extremo con modelos como el Twizy. Entre uno y otro lado de la balanza, la alemana Smart (respaldada por Mercedes) nos sorprende con los Smart fortwo y forfour.

Los Smart fortwo y Smart forfour, cuyos nombres dejan de ser un trabalenguas en cuanto nos damos cuenta de que vienen a significar “Smart para dos” (es decir, un dos-plazas) y “Smart para cuatro” (efectivamente, un cuatro-plazas), son la nueva generación de coches eléctricos de Smart que va a llegar este año a España en forma de cuarta generación de su versión electric drive. Tendrán un precio de salida de 23.302 euros, y hemos tenido la oportunidad de pasar una mañana entera con ellos.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades sobre esta difícil decisión

Con este lanzamiento, Smart lo apuesta todo a la movilidad eléctrica en la ciudad. Si en algún sitio se dejan ver con frecuencia los coches de este fabricante es en las transitadas calles de las grandes capitales, y estos Smart eléctricos no vienen en absoluto con la intención de cambiar eso: tienen una autonomía de hasta 160 kilómetros, y donde mejor se desenvuelven es en una calle de tres carriles de una gran ciudad en plena hora punta.

Pero, ¿qué tal es conducir uno de estos pequeños coches eléctricos? ¿Estamos ante un digno sustituto para el Smart de toda la vida, el que tiene motor de gasolina? ¿Y qué hay de la instalación del punto de carga en nuestro garaje? Todas esas, y muchas otras más, son las preguntas que vamos a tratar de resolver a lo largo de esta toma de contacto con la cuarta generación de los Smart eléctricos.

El Smart eléctrico está llamando a las puertas de tu ciudad

Smart fortwo eléctrico a las puertas de Madrid

A todos se nos pasan por la cabeza las mismas preguntas cuando de plantearse la compra de un coche eléctrico se trata. ¿Tendré autonomía suficiente para poder ir de mi casa al trabajo, y viceversa? ¿Le dará tiempo a la batería a cargarse durante la noche? ¿Y si en mi garaje resulta que el punto de carga para coches eléctricos ni está ni se le espera?

En ese mar de interrogantes, el lanzamiento de los nuevos coches de Smart es interesante por varios motivos. Es interesante porque, cuando compras alguno de estos dos modelos, no tienes que pagar ningún alquiler por la batería; también es interesante porque la compañía tiene un acuerdo con Endesa para facilitar la vida a todo aquel que quiera dar el salto a lo eléctrico por primera vez en su vida; y, por encima de todo, es interesante porque ya va siendo hora de asimilar que el futuro será eléctrico.

Las comunidades de propietarios y el coche eléctrico

Dado que son muchas preguntas (y faltan otras tantas que resolveremos más adelante), lo mejor será que vayamos por partes. Empezaré hablando a título personal de lo que ha sido mi experiencia con el coche eléctrico que Smart lanzará en España a partir del mes de junio. He podido pasar una mañana entera con las dos versiones, tanto la de dos como la de cuatro plazas, y lo he hecho tanto en pleno centro de Madrid como en un pueblo en el extrarradio.

Interior del Smart fortwo

Permitidme que empiece por decir que, mientras que en la práctica es cierto que el Smart fortwo y el Smart forfour son dos modelos de coches diferentes, en la teoría podemos ver que en realidad ambos comparten la misma base. Lo que cambia entre los dos es lo de fuera, no tanto lo de dentro.

Los dos tienen un motor eléctrico de 60 kW, los dos tienen una batería con una capacidad de 17,6 kWh y ambos homologan una autonomía cercana a los 160 kilómetros (lo que en la realidad se traduce a unos 120-130 kilómetros después de la carga completa). Y de precio también andan bastante parejos: desde 23.302€ para el modelo de dos puertas, y desde 23.966€ para el de cuatro.

Smart fortwo

Pero por fuera no son iguales, claro está. El Smart fortwo tiene tan solamente dos puertas (y dos plazas), y el maletero se abre en dos partes: primero se levanta el cristal, y después podemos bajar también la parte inferior, que se despliega a modo de banqueta. En el Smart forfour tenemos cuatro puertas, cuatro plazas y un maletero que se abre de forma convencional.

Smart fortwo visto desde atrás

En cualquier caso, un Smart es un Smart, y ni siquiera el modelo de cuatro puertas (el Smart forfour) supera los 3,5 metros de longitud. Para ponerlo en perspectiva, basta con saber que un coche como el Mercedes A (el del segmento más pequeño de la marca) mide más de cuatro metros de largo. Estamos hablando de coches pequeños pensados para callejear por la ciudad, en resumen.

El Smart fortwo se mueve como una pluma por el denso tráfico de la ciudad

Vistazo al interior del Smart fortwo electric drive

La experiencia de conducir un coche eléctrico por ciudad ya de por sí supone un antes y un después para cualquier sufrido conductor del tráfico en hora punta. Esa ausencia absoluta de tirones durante el cambio de marchas (básicamente, porque no hay marchas que cambiar), el silencio total que solamente se ve acompasado por el eco de la rodadura de los neumáticos y la tranquilidad de saber que cuando no estás en movimiento el consumo del coche es nulo son factores que se lo ponen a uno muy difícil para coger al día siguiente un coche diésel sin echar un suspiro por la boca.

Pero hasta ahí nada que no pueda ofrecer cualquier otro coche eléctrico. La cuestión es que los Smart fortwo y forfour hacen todo eso y además, como añadido, te quitan de encima el lastre que supone llevar un coche grande por ciudad. Eso se aplica especialmente en el caso del fortwo, que se mueve como una pluma entre el tráfico del centro de Madrid.

El indicador eléctrico del Smart fortwo

En estos coches, uno pasa de 0 a 50 km/h en un abrir y cerrar de ojos. Es evidente que a bordo de este coche no vamos a batir el 0 a 100 de un Tesla Model S P100D (los 11,5 segundos que certifica el fortwo están lejos de los 2,7s del Tesla), y por sentido común tampoco deberíamos intentarlo fuera de un circuito, pero la aceleración de estos Smart eléctricos es más que suficiente para salir de un apuro en una rotonda o para hacer un cambio de carril sin interrumpir la marcha a nadie.

Es fácil moverse con este coche, y también es fácil aparcar (e incluso es gratuito en las calles de ciudades como Madrid). Para aparcar, por cierto, tenemos la ayuda de una cámara trasera que se activa automáticamente en cuanto metemos la marcha atrás en la palanca de cambios.

La pantalla con navegador del fortwo

¿Y qué hay de la carretera? El hábitat natural de los Smart fortwo y Smart forfour es la ciudad, pero todos podemos necesitar en algún momento recorrer algunos kilómetros por la autopista para llegar hasta nuestro destino. Nosotros lo hemos hecho con el forfour, durante un recorrido de unos cuantos kilómetros por la A1 de Madrid, y hemos podido confirmar que estos coches no le temen a las velocidades de 110 o 120 kilómetros por hora (siempre y cuando no llevemos activado el modo economizador de consumo).

Smart forfour visto desde atrás

Para tener escondido bajo su chasis lo que en la jerga de toda la vida diríamos que es un pequeño motor de 81 caballos, el Smart forfour no se queda atrás en el tráfico de la autopista. Permite incorporarse, adelantar y mantener un buen ritmo sin el menor problema, aunque que a nadie le sorprenda saber que en este tipo de conducción en los alrededores de la urbe la autonomía se resiente, y mucho.

Tras tantos años acostumbrados a que los coches consuman menos en carretera que en ciudad, es difícil mentalizarse a que con los eléctricos ocurra exactamente lo contrario: los coches eléctricos consumen menos en ciudad que en la autopista. Y más todavía en el caso de estos Smart Electric Drive, que certifican una velocidad máxima de 130 km/h y, por lo tanto, en autopista es inevitable acabar yendo casi al límite de lo que permite el motor eléctrico.

Interior del Smart forfour

En lo que a los “controles” del coche se refiere, la única opción referida al funcionamiento del motor que encontraremos en estos Smart eléctricos es el botón de “Eco“, situado a la izquierda de la palanca de cambios. Este botón, si lo pulsamos, lo que hace es reducir el rendimiento del motor en favor del consumo de energía. Nos da más kilómetros de autonomía, pero a cambio se nota que el coche tiene mucho menos empuje (y retiene más al levantar el pedal del acelerador).

Esta retención del motor -que en teoría permite no solamente no consumir ni una pizca de batería, sino incluso generar energía adicional tal y como ocurre en una dinamo– está además respaldada por un radar ubicado en la parte frontal del coche. Este radar, cuando activamos el modo Eco, lo que hace es tener en cuenta el tráfico que tenemos delante para adaptar la retención del motor a las condiciones de la circulación.

Al volante del Smart fortwo

Toda esta información, la de la energía que se regenera con las retenciones y la del consumo, podemos verla a través de un curioso instrumento analógico ubicado a la izquierda del salpicadero. Ahí aparece cuánta energía está consumiendo (o generando) el motor, así como también hay un indicador del porcentaje de autonomía restante. La autonomía restante se muestra también en el cuadro de instrumentos, justo detrás del volante.

Por lo demás, no solamente os podemos confirmar que el interior del Smart fortwo es casi idéntico al del forfour, sino que además resulta que ambos tienen un diseño prácticamente calcado al que podemos encontrar en las versiones con motor de gasolina de este coche.

Diferentes colores de los Smart fortwo y forfour eléctricos

Smart quiere facilitar las cosas a los futuros propietarios de un coche eléctrico como el Smart fortwo o el forfour

Smart no tiene reparos en admitir que sus coches están pensados para entrar en los hogares como un segundo coche, no como el vehículo principal de la familia. Eso ya ocurre con los Smart convencionales, y no iba a ser menos con estos Smart fortwo y forfour Electric Drive. Pero eso no quita que la marca quiera facilitar todo lo posible a sus futuros clientes la adquisición de uno de estos vehículos eléctricos.

Pero primero hablemos de la carga. Los Smart Electric Drive tardan unas horas horas en cargarse por completo, eso siempre y cuando utilicemos la base de carga mural llamada Wallbox que se ofrece como equipamiento opcional. Si utilizamos un enchufe de toda la vida, el tiempo de carga completa aumenta hasta las seis horas. Estos Smart, por cierto, en todos los casos llevan un cargador a bordo (de 4,6 kW, situado en el maletero), y la compañía asegura que a finales de 2017 ofrecerá un cargador rápido opcional que permitirá pasar del 0 al 80% de autonomía en 45 minutos.

La llamada Wallbox que permite cargar los coches de Smart

¿Y qué hay de la batería? Es y seguirá siendo el punto débil de cualquier aparato eléctrico hasta que la ciencia descubra un digno sustituto para las baterías de litio, y desde Smart quieren tranquilizar a los compradores de estos coches Electric Drive ofreciendo una garantía de ocho años o 100.000 kilómetros (lo que antes ocurra) para la batería. Si en ese tiempo la batería descienda por debajo del 80% de su capacidad original, desde la marca te la cambiarán por una nueva.

Smart y Endesa se dan la mano para llevar el coche eléctrico a los hogares de toda España

El acuerdo entre Smart y Endesa

 

Pero más interesante todavía que la autonomía, el comportamiento del coche en carretera o la garantía de Smart, al menos en comparación a otras alternativas eléctricas del mercado, es el acuerdo que Smart ha alcanzado con la compañía eléctrica Endesa. El acuerdo tiene dos patas: la primera es que la campaña de lanzamiento de estos coches va a incluir una instalación gratuita por parte de la eléctrica del punto de carga en nuestro garaje o plaza de aparcamiento, sin ninguna atadura para tener que contratar necesariamente una tarifa de Endesa.

Pero, si nos planteamos la posibilidad de cambiar de proveedor de energía en nuestro hogar, como clientes de un Smart eléctrico Endesa nos dará la posibilidad de contratar una tarifa reducida llamada Tempo Zero Smart que, entre otros beneficios, incluirá 1.200 kWh gratuitos al año para cargas que se realicen entre la 1 y las 7 de la mañana. En otras palabras, tendremos unos 10.000 kilómetros al año a coste cero.

Aplicación de Smart Control

Desde el punto de vista tecnológico, no podemos acabar este repaso a lo nuevo de Smart sin mencionar que el precio de estos coches incluye tres años de acceso gratuito a Smart control, que es la aplicación oficial de la marca desde la que podemos regular la carga de la batería o la temperatura del habitáculo.

Tanto el Smart fortwo como el Smart forfour se podrán comprar en España a partir de verano por un precio que partirá de los 23.302 euros. Más tarde llegará también el fortwo cabrio, la versión descapotable que también funcionará con un motor eléctrico. Se espera que el Gobierno apruebe durante estas semanas el llamado Plan MOVEA, que podría traer consigo ayudas para la compra de un eléctrico de hasta 5.500 euros.

Electric Drive

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.