Tecnología

Smart cities, un diamante en bruto para las empresas de telecomunicaciones

Las ‘smart cities’ usarán más de mil millones de objetos conectados en 2015, según Gartner
Escrito por Lara Olmo

Las smart cities del mañana generarán tales cantidades de datos y requerirán unos niveles de conectividad cuyas redes actuales no pueden soportar. Un escenario que pueden aprovechar las ‘telcos’.

El concepto de smart city o ciudad inteligente engloba muchas cosas: agregación de datos procedentes de un sinfín de fuentes, uso, intercambio y compartición de esos datos y sobre todo conectividad, entre los habitantes y los objetos e infraestructuras que la forman.

Una ciudad inteligente es un ecosistema en el que la información y los datos fluyen formando una compleja y rica red que hace que todo esté interconectado y los servicios respondan a las necesidades de unos habitantes que cada vez son más numerosos.

Hasta ahora el reto de las smart cities se ha enfocado en ofrecer un servicio de transporte eficiente que reduzca las emisiones y los atascos, en emplear los recursos naturales de manera responsable o en facilitar las comunicaciones de la población. Sin embargo, hay un objetivo que trasciende todo esto y sin el cual, esos servicios no cumplirán su función.

Como destaca la GSA en un reciente informe sobre las carencias de las smart cities, estas cada vez acogerán a más y más habitantes, que generarán cada vez mayores cantidades de datos y demandarán mejor conectividad. Para esta firma, hay muy pocas ciudades (con la excepción quizás de Singapur) cuya infraestructura esté preparada para abastecerles debidamente y responder a estas exigencias.

Ante la falta de un modelo o definición concreta de “ciudad inteligente”, cada una de ellas incorpora y emplea las tecnologías de la información como puede, pero les sería muy útil una guía. Aquí es donde, según GSA, las teleoperadoras y empresas de telecomunicaciones tienen muchos que decir.

Su expertise en la gestión de redes complejas y con mucho tráfico, su conocimiento para gestionar problemas de ciberseguridad y su capacidad para proporcionar conectividad la sitúa en una situación privilegiada ante el desarrollo de las ciudades inteligentes.

¿Soportarán las redes la llegada de las smart cities?

El Internet de las Cosas (IoT) es probablemente la tecnología que da sentido a las ciudades inteligentes, pero para que funcione correctamente es necesaria una red lo bastante potente que los ingentes volúmenes de Big Data que se generarán en una ciudad donde todo esté conectado.

Las redes 5G serán prioritarias en un futuro próximo, cuya velocidad y latencia sean compatibles con las soluciones de IoT y su buen funcionamiento. Algo que exigirá fuertes inversiones por parte de los gobiernos y administraciones de estas ciudades, pero que no tendrán más remedio que afrontar si no quieren que los primeros pasos que ya se están dando hacia las ciudades inteligentes queden en saco roto.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.