Tecnología

Smart cities, un concepto aún desconocido

ciudades inteligentes, smart city, smart cities, familiarizarse, significado
Escrito por Lara Olmo

A pesar de lo mucho que se ha escrito acerca de las ciudades inteligentes y sus beneficios, aún hay muchas personas para las que ‘smart city’ no significa nada.

Hace tiempo que el término smart city dejó de ser extraño para muchas personas. Y es que se ha escrito mucho acerca de los beneficios y las posibilidades comunicativas, energéticas y de optimización de recursos que permitan las ciudades inteligentes. Sin embargo, aún hay un sector amplio de la población que es ajeno a este concepto y para el que no es un más que otro anglicismo que desconocen por completo.

Así lo afirma en un nuevo estudio el Instituto de Ingeniería y Tecnología (IET), en el que concluye que, a pesar de las inversiones por parte de gobiernos, autoridades y empresas para diseñar ciudades cada vez más inteligentes, existe un desconocimiento generalizado entre la población acerca de lo que es una smart city, qué hace y su capacidad para mejor la calidad de vida de las personas.

Aunque el informe se ha elaborado sobre una muestra de 531 usuarios británicos, sus conclusiones son extrapolables a la población de otros países, como es el caso de España, donde es probable que muchos desconozcan que Mérida, Huelva o Burgos son ciudades inteligentes.

La smart city en la que no viven humanos, sino animales en peligro de extinción

Un ejemplo representativo de lo alejados que están los cuidadanos del concepto lo obtuvieron al preguntar qué era para los encuestados una ciudad inteligente: alrededor del 8% respondieron que aquella que tenía una proporción considerable de universidades, porque eran un atractivo para los intelectuales. Más del 5% la definió como una urbe con altos estándares de limpieza en sus edificios, carreteras y espacios públicos. Y el resto básicamente no supo qué responder.

Datos que no extrañan, ya que según este mismo informe, solo 1 de cada 5 ciudadanos habían oído hablar alguna vez del término smart city.

En cambio, preguntados por los servicios que una smart city puede ofrecer, los resultados fueron más optimistas: alrededor del 29% sugirió que una ciudad inteligente tenía que contar con farolas que se iluminen al detectar movimiento, para ahorrar energía y mejorar la seguridad; casi una cuarta parte pensó en casas y oficinas capaces de generar su propia energía o que reciclen agua y recursos. Y un 23% apostó por ciudades cuyos edificios tengan sensores capaces de predecir el tráfico y ajustar los semáforos acorde a él.

ciudad inteligente, smart city, servicios, posibilidades

Según el estudio, servicios como el alquiler de coches eléctricos por el móvil como Car2Go en Madrid no se asocian a las posibilidades que puede ofrecer una ciudad inteligente; un desconocimiento que se incrementa entre los sectores de población de mayor edad. Los investigadores del IET opinan que esto se debe a que los responsables de la puesta en marcha de este tipo de tecnologías en las smart cities no suelen involucrar al público en sus procesos de toma de decisiones. 

Para revertir esta tendencia e involucrar a la sociedad en el desarrollo de las ciudades inteligentes, los investigadores del IET creen que “las personas deben anteponerse a la tecnología“. Aunque el tránsito hacia urbes cada vez más conectadas y eficientes sea imparable, siempre será más exitoso si va acompañado de las personas que las habitan, concluyen.


vía | theiet.org

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.