Tecnología

Slur.io: un Wikileaks 2.0 para subastar filtraciones

3194950746_3b2d3c550e_o
Escrito por Marcos Merino

Un grupo de desarrolladores se ha propuesto crear un nuevo marketplace en la Dark Web que permita monetizar la labor que hasta ahora realizaba Wikileaks.

La pasada Nochebuena, la cuenta oficial de Wikileaks en Twitter publicaba un breve mensaje:

“Próximamente, ‘Wikileaks 2.0’. Vais a odiarlo: slur.io”

¿Qué significa ese tuit? Pues hace referencia a un sitio web lanzado por grupo anónimo de desarrolladores llamado u99 Group, que pretenden enmendar lo que en principio constituye una de las características de Wikileaks, y que ellos ven como uno de sus principales problemas: que las únicas personas que quieren sacar a la luz la información comprometedora sobre gobiernos y corporaciones sean aquellas motivada por el interés general. Por ejemplo, Manning, fuente de la mayor filtración publicada por la plataforma de Julian Assange, se expuso a acabar en la cárcel porque entendía que era su obligación exponer al mundo lo que estaba haciendo el Ejército estadounidense…. pero ¿y su Manning sólo hubiera estado motivado por el dinero? ¿Cómo podríamos haber conocido esa información? Ahí es donde entra Slur.io.

El citado twitter de Wikileaks amplió información una hora más tarde sobre este nuevo servicio. La fórmula es simple: “Un Silk Road para secretos”, “Wikileaks + Bitcoin”, un modo de “monetizar la filtración de datos confidenciales”. Es decir, estaríamos ante un marketplace en el que filtradores anónimos podrían conectarse con compradores anónimos para vender secretos al mejor postor, facilitando la participación en la puja de múltiples activistas o investigadores anónimos que estuvieran participando en una acción de crowdfunding.

El mecanismo, explicado en la web de la nueva plataforma, es el siguiente:

  • Los vendedores cifran y suben los archivos, y describen su contenido, con un procedimiento tan sencillo como sería subir un producto a eBay. Todo con pleno anonimato y sin restricciones sobre el tipo de contenido (lo cual incentivaría también nuevos casos como el reciente CelebGate).
  • Hay dos formas de participar en la puja. En “Postores exclusivos“, los interesados intentan adquirir los datos para su propio uso… o impedir que otros los adquieran. Quien gane, será el único en recibir la clave de descifrado. Esos datos ya no podrán ser subastados de nuevo en Slur.
  • La segunda opción es, como decíamos antes, el “Postor colectivo“. Si gana, las claves de cifrado pasan a estar accesibles para todos los usuarios de Slur, y la información se hace pública.
  • Existe la opción de nombrar árbitros entre los usuarios para intervenir en disputas en el caso de que el ganador afirme que el contenido de la subasta no coincide con la descripción del contenido.
  • Los fondos )bitcoins) se depositan en Slur.io, que luego los remite al vendedor, haciendo prácticamente imposible vincular a uno y otro.

Slur no tiene ningún problema en reconocer que su plataforma está dirigida “a los psicópatas”:

Por cada idealista dispuesto a sacrificar desinteresadamente su libertad y su propiedad, o a arriesgar la vida por un bien mayor, hay 1000 psicópatas dispuestos a vender anónimamente a sus compañeros por mera ganancias material. Organizaciones como el gobierno y las corporaciones están en la desafortunada situación de tener tanto una gran cantidad de activos líquidos como una enorme cantidad de secretos a proteger, accesibles por numerosos psicópatas dentro de sus plantillas, o por personal descontento.

Como no podía ser de otra forma, esta plataforma de dudosa justificación ética funciona sobre la red Tor (como la desaparecida Silk Road).

Imagen | Cristian V.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.