Tecnología

Slack adquiere Hipchat y Stride para afianzar su reinado de la mensajería corporativa

Slack ha decidido poner tierra de por medio con Facebook y Microsoft, haciéndose con Hipchat y Stride, dos de los competidores menores en esto de gestión de flujos de trabajo y mensajería instantánea.

Las comunicaciones corporativas se han convertido en una de las arenas más disputadas por los principales proveedores de software del mundo. No hablamos de los Cisco o los Alcatel Lucent de turno, sino de algo mucho más elemental como un chat grupal con el que trabajar colaborativamente en equipos remotos o dispersos. Y en esas lides la rivalidad se centra en unos pocos nombres: Slack, Microsoft y Facebook.

El primero, el único independiente a pesar de los incesantes rumores de venta a Amazon, sigue siendo el dominador del sector, aunque las crecientes mejoras y promociones cruzadas de los de Nadella y Zuckerberg amenazan su posición. Por ello, Slack ha decidido poner tierra de por medio, haciéndose con Hipchat y Stride, dos de los competidores menores en esto de la productividad y gestión de flujos de trabajo.

Pros y contras de Slack: cuando la mensajería instantánea no siempre es útil

La operación, cuyo montante económico no ha sido desvelado, forma parte de una alianza estratégica con Atlassian, firma australiana dueña de ambas enseñas. Slack y Atlassian venían trabajando de forma intensa en los últimos años, incluyendo integraciones avanzadas de productos de esta última -como Trello- en el chat de la primera. Pero este nuevo paso supone un golpe de efecto que hasta ahora no habíamos visto.

Según hemos conocido, Slack se hará durante los próximos tres años con la propiedad intelectual subyacente a Hipchat y Stride, mientras que Atlassian continuará administrando ambos productos hasta el 15 de febrero de 2019, momento en el que ofrecerá a los clientes la opción de migrar a Slack. En el caso de las organizaciones que tienen instalado Hipchat en sus servidores, se les permitirá usarlo hasta dos años adicionales.

Como parte del acuerdo, Atlassian también realizará una inversión de capital “pequeña pero simbólicamente importante” en Slack. Sin duda, un acuerdo a dos bandas de lo más lucrativo: mientras Slack consolida su liderazgo en el sector de las comunicaciones corporativas, Atlassian centra sus esfuerzos en apps más éxitosas como Trello de cara al futuro.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.