Tecnología

SimSimi: cómo causar furor con ‘autochats’ gamberros

simsimi
Escrito por Marcos Merino

Esta app móvil nos permite ‘conversar’ con una base de datos de respuestas de otros usuarios, a cada cual más malhablada o irónica.

SimSimi es una app móvil (disponible de manera gratuita en las tiendas de aplicaciones de Google y Apple) que ha empezado a ganar popularidad en estas últimas semanas, hasta el punto de alcanzar aproximadamente 50 millones de descargas. Pero… ¿qué tiene de especial esta app para alcanzar tal repercusión?

Muchos de sus usuarios la definen como ‘un Whatsapp para hablar contigo mismo’. Pero no estamos ante un software de inteligencia artificial como podrían ser Google Now, Cortana o Siri, sino que se trata un chatbot con el que podemos conversar gracias a su enorme base de datos de respuestas, que incluye también las aportaciones que han ido realizando el resto de usuarios (con los que, en todo caso, nunca interactuaremos). Todo esto, claro, provoca que un gran número de las respuestas que recibamos de SimSimi sean barbaridades, groserías y sarcasmos… y, claro, faltas de ortografía.

Es un caso que recuerda poderosamente a Tay, el chatbot de Microsoft que se volvió nazi por culpa de su interacción con trolls de Twitter. Sin embargo, los creadores de SimSiri parecen haber buscado este efecto como forma de atraer la atención sobre la app (pero también han proporcionado herramientas para quien desee moderar el lenguaje de la app, gracias a un ‘filtro de groserías’).

El uso de la app es muy sencillo: una vez la hemos instalado en nuestro dispositivo móvil… nos da la opción de configurar el idioma por defecto y de activar el ya citado filtro de ‘lenguaje moderado’. Y poco más: después de eso la app nos muestra directamente la ventana para chatear y podemos empezar a utilizarlo (ten cuidado de no pulsar el banner publicitario estratégicamente situado bajo el botón de ‘Enviar’).

¿Con qué fin? Pues, por ejemplo, para crear graciosas conversaciones ficticias destinadas a ser compartidas en Facebook o Twitter (podemos encontrar miles de ejemplos en el hashtag #SimSimi, de hecho). Probablemente estemos ante otra moda pasajera como la de YO, pero quién sabe…

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.