Tecnología

Si usas emojis en tus emails profesionales te estás haciendo un flaco favor

Un beso, el emoji más usado en WhatsApp por los españoles
Escrito por Lara Olmo

Una de las claves del éxito de los emojis es su universalidad y utilidad para expresar emociones de forma gráfica. Pero emplearlos en los correos profesionales no es la mejor opción.

Seguro que algunas vez has recibido un email publicitario con uno o varios emojis en el Asunto; es un recurso que, como todo lo que se utiliza en exceso, ha ido perdiendo fuerza pero al principio permitía que la tasa de apertura de los correos fuera mucho mayor.

Sin embargo, cuando se trata de enviar un correo profesional o de negocios, incluir un emoji con la idea de darle personalidad a nuestro mensaje o incluso para parecer más cercano puede tener justo el efecto contrario, y que el emisor nos considera poco profesionales o incompetentes.

Para comprobarlo en la universidad israelí de Ben-Gurion del Neguev hicieron un estudio titulado “El lado oscuro de un Smiley” (que como sabes es el carácter gráfico de la carita sonrientes, probablemente uno de los más recurrente para transmitir esa cercanía), con el que pidieron a 549 sujetos de 29 países que dieran su opinión sobre los profesionales que les mandaban correos electrónicos con este emoji.

La mayoría de ellos coincidió en la percepción negativa que les despertó el emisor que utilizaba este recurso en el mensaje; el correo les parecía menos específico y detalles que otros que no incluían emojis, ni en el Asunto ni en el cuerpo del texto.

Este sesgo anti-emoji desmiente la idea generaliza de que estos caracteres son universales y entendidos del mismo modo por la mayor parte de usuarios. Aunque una carita sonriendo dé lugar a pocas lecturas diferentes, lo cierto es que en función del text al que acompañe, ésta puede interpretarse de maneras diferentes.

Por no hablar de que, en función del sistema operativo del dispositivo, los caracteres varían y lo que manda un usuario puede ser bastante diferente a lo que otro recibe.

Despídete de los correos de trabajo con esta aplicación 

Por tanto enviar emojis en los correos profesionales es un riesgo que conviene no correr, tanto si ese email es para buscar trabajo como para cualquier asunto relacionado con la empresa en la que trabajamos (incluyendo si somos autónomos).

Redactar un email profesional es todo un arte en el que los detalles cuentan mucho. Ahora que ya sabes que los emojis es mejor dejarlos para WhatsApp y las comunicaciones personales, en este post te contamos las normas de etiqueta que hay que respetar en los correos de este tipo.

Vía | Mashable

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.