Tecnología

Ser anónimo en Internet será cada vez más difícil

Zombie cookies flash cookies privacidad Internet anonimatoLa reciente renuncia de Randi Zuckerberg, (la hermana de Mark), de su puesto como Directora de Marketing de Facebook, se convirtió en un evento que generó gran interés y cobertura de los medios, no por la renuncia misma, sino por los comentarios que esta hizo en un evento, unas semanas antes de darse a conocer su decisión.

Este artículo es fruto de la colaboración entre Julizzette Colón-Bilbraut y TICbeat. Julizzette Colón-Bilbraut, es abogada admitida a la práctica en Puerto Rico y en los Estados Unidos y cuenta con más de 11 años de experiencia. Su práctica está centrada en asuntos de propiedad intelectual digital, mercado en línea, redes sociales y privacidad de los usuarios. Puedes visitarla en www.consultaconjcb.com o seguirla en Twitter en @ConsultaConJCB.

En un foro sobre redes sociales auspiciado por la revista Marie Claire, Zuckerberg, es citada diciendo “pienso que el anonimato en Internet tiene que desaparecer.  La gente se comporta mucho mejor cuando utilizan su propio nombre… Pienso que la gente se esconde detrás del anonimato y se sienten como que pueden decir lo que sea a puertas cerradas”.

Diferentes organizaciones, sobre todo aquellas que defienden las libertades de los usuarios en Internet como Electronic Frontier Foundation, criticaron duramente estas expresiones pues es precisamente ese anonimato el que protege la identidad de personas que denuncian fraudes, son víctimas de abuso, acoso sexual en sus trabajos o  simplemente temen por sus vidas por sus opiniones.  Ciertamente, Internet ha facilitado la protección del anonimato de sus usuarios, y esto ha habilitado la protección del derecho a la libertad de expresión de grupos y sectores como estos.

Sin embargo, el valor que ha adquirido el conocer cada vez más a un internauta, sus hábitos, intereses y conexiones, a mi juicio, harán cada vez más difícil el anonimato en Internet.  Empresas dedicadas al marketing digital y al análisis de tendencias en la web han comenzado a utilizar expansivamente cookies ‘flash’ y ‘zombie’ para rastrear el comportamiento de un usuario a lo largo de una sesión de navegación por Internet.

Las ‘flash cookies’ son aquellas generadas por reproductores en flash, las cuales son difíciles de eliminar por el usuario puesto que si este desconoce de su existencia, nunca sabrá que han sido alojadas en su computadora. Precisamente por este comportamiento, las ‘flash cookies’ han sido objeto de duras críticas por su intromisión en la privacidad de los usuarios, por lo que Adobe, por ejemplo, ha optado por limitar la funcionalidad de que puedan ser rastreadas tras salir del sitio original donde fueron depositadas.

Si lo que he compartido contigo te ha preocupado, deja que te explique lo que son las ‘zombie cookies’.  Estas no sólo son depositadas en tu ordenador sin tu consentimiento en gran parte del mundo, (presumimos que menos en la Unión Europea, aunque aún es muy temprano para aseverarlo),  sino que van rastreando tu información a lo largo de tu sesión de navegación de un sitio web a otro.

Además, aun cuando pienses que las has borrado ajustando la configuración de tu navegador, realmente no es así.  Las ‘zombie cookies’ tienen la capacidad de regenerarse nuevamente como si regresaran de la muerte. Ya te has dado cuenta de porque su nombre, ¿no?  Las ‘zombie cookies’ se depositan en tu ordenador, con el fin de regenerar aquellas ‘cookies’ que ya has eliminado para que entonces se pueda rastrear la información que en ese momento tienen las ‘cookies’ eliminadas por tu ordenador y de paso, continuar rastreando tus actividades en la web.

Como es de esperar, la práctica de depositar estas cookies ha dado pie a varios casos legales en los Estados Unidos.  Sin embargo, han sido transados o desestimados, por lo que su uso sigue siendo uno completamente legítimo. Ese fue el caso de un pleito de clase que agrupó una serie de compañías como Quantcast Corporation, Clearspring Technologies, Inc., VideoEgg, Inc., ABC, Demand Media, ESPN, Fox Entertainment Group, Hulu, JibJab Media, MTV, MySpace, NBC, Scribd, Soapnet, Walt Disney Internet Group, y Warner Bros. Records, entre otros.  Información reportada sobre el mismo indica que el juez a cargo del caso aceptó un acuerdo transaccional para dar fin al pleito.

Sin darnos cuenta, nuestra pasión por compartirlo todo en las redes sociales ha creado un mercado para los pedazos de información que vamos dejando, una actualización a la vez. Es tanto y tan personal lo que compartimos en las redes sociales y en nuestro navegar por Internet, que hemos creado la expectativa en los mercados de información de que la información sea una cada vez más personalizada y certera.

No obstante, tampoco todo es negativo. Por una parte, no vamos a dejar de estar expuestos a anuncios en todo tipo de portales en Internet. Gracias al marketing conductual (“behavioral advertising”) que se nutre del trabajo de nuestras amigas las ‘cookies’, verás cada vez anuncios más relevantes y de interés para ti.  Esto puede ser de beneficio tanto para ti como para el anunciante.  Cualquiera que sea el caso, es de suma importancia que tú como usuario, seas consciente de qué compartes y con qué fin.  El control esta en tus manos.

Sobre el autor de este artículo

Julizzette Colón

Julizzette Colón-Bilbraut, es abogada admitida a la práctica en Puerto Rico y en los Estados Unidos y cuenta con más de 11 años de experiencia. Su práctica está centrada en asuntos de propiedad intelectual digital, mercado en línea, redes sociales y privacidad de los usuarios. Puedes visitarla en www.consultaconjcb.com o seguirla en Twitter en @ConsultaConJCB.