Tecnología

El sentido de las nubes híbridas

Oracle celebró ayer en el Museo Reina Sofía de Madrid su Oracle Cloud Conference en la que Sandeep Banerjie, director senior de product management, expuso la estrategia de la compañía para el cloud computing. Esta tecnología se encuentra en el centro del gran momento de cambio al que se enfrentan las empresas, en todo el mundo, para adaptarse a los escenarios que se plantean para los próximos años.

En la historia de la penetración del cloud computing se ha repetido un patrón a lo largo de sus diferentes etapas: su uso se establece y se normaliza antes de que muchos de sus usuarios sean consientes de ello. El correo electrónico es un buen ejemplo.

oracle

Sandeep Banerjie durante la Oracle Cloud Conference

Aunque es difícil comparar el establecimiento de las nubes híbridas con el uso masificado del email, algunas empresas están en una fase inicial para adaptarse a un modelo híbrido sin ser completamente conscientes.

Si una compañía tiene una estructura propia en la que aloja sus aplicaciones y sus contenidos pero también externaliza algunos de sus procesos o gestiones (email, blogs, redes sociales internas, etc.) de alguna forma se acerca al modelo híbrido. Evidentemente no es lo mismo que desarrollar una estrategia de nube híbrida en la que se ha analizado qué procesos alojar en una nube privada y cuáles en pública, pero es un comienzo.

Nube privada + nube pública

A lo largo de los últimos dos años –coincidiendo con la popularización del término cloud computing- las diferencias entre nube privada y nube pública han generado algunas dudas sobre las ventajas, desventajas y la idoneidad de cada una para cada empresa.

Tanto Sandeep Banerjie como Massimo Pezzini, vicepresidente de Gartner y también participante en el evento de Oracle, coincidieron en la importancia de llevar a cabo una “adopción flexible”.

Massimo Pezzini durante la Oracle Cloud Conference

Por un lado las nubes privadas ofrecen exclusividad y más control, pero requieren una inversión para el desarrollo de la estructura. Por el otro, las nubes públicas están disponibles para ser utilizadas inmediatamente y, dependiendo de la escala de las necesidades, pueden ser menos costosas, pero se pierde el control en algunos aspectos importantes como la seguridad.

La respuesta está en el modelo híbrido. La gran mayoría de las empresas tienen procesos que pueden alojar en una nube pública y otros que requieren control absoluto.

Pezzini propone una fórmula para alojar cada proceso: “Elegir nube pública si hay un beneficio de coste, los niveles de garantía y seguridad son suficientes, todos los requerimientos de propiedad legal de datos se cumplen y los sistemas de recuperación y reparación de fallos del proveedor están comprobados. Elegir nube privada si falla cualquiera de esas necesidades”.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo