Tecnología

Seis consejos de SEO para blogueros dummies

Escrito por Carlos Domínguez

Aprende cómo mejorar el posicionamiento de tu blog en los buscadores con seis sencillos consejos

A pesar de que en el pasado año 2013 se han producido cambios relevantes en el algoritmo del motor de búsqueda de Google, los fundamentos básicos del SEO orgánico siguen de plena vigencia. Para conseguir mejores posiciones en los buscadores para nuestro blog no hay que ser un experto en SEO, basta con seguir unos sencillos consejos. Comienza con estas seis recomendaciones y verás cómo tu página quedará más ordenada y mejorarán los resultados de tu blog.

Densidad de palabras clave en el contenido 

Debes definir cuál es la palabra clave (keyword) relacionada con el contenido de tu sitio web y redactar el texto teniendo en cuenta – y repitiendo con cierta asiduidad- dicha palabra clave.  Es importante que este término clave figure igualmente en la parte superior del artículo así como en el párrafo final. Utiliza negritas y cursivas para resaltar los conceptos más relevantes: Google lo tiene en cuenta y además contribuirás a mejorar la legibilidad del texto en pantalla, cosa que tus lectores agradecerán. Pero cuidado, hazlo con mesura: no exageres o el texto parecerá un carnaval tipográfico y conseguiremos el efecto contrario al deseado.  Tampoco es cuestión de repetir insistentemente los términos clave como si fuésemos un robot: siempre es mejor redactar de manera fluida y natural, aunque teniendo en cuenta esta regla de oro.  Ya puestos, los textos deben tener una extensión mínima de unas 370 palabras, mejor si contamos siempre con al menos 400. Nunca menos de esta cantidad, o el buscador entenderá que no se trata de un texto propiamente dicho y lo penalizará en los resultados.

Añadir descripción ALT  en la imagen

Rellena siempre el texto ALT para que los motores de búsqueda sepan a qué hace referencia una determinada imagen que has publicado. Utiliza imágenes con calidad y con un tamaño mínimo que permita disfrutarla en diferentes dispositivos y plataformas; unos 650 pixeles de ancho para las imágenes principales suele ser más que suficiente. Debido al formato de imagen de Facebook y otras plataformas de contenido, así como a la orientación de las pantallas en la mayoría de teléfonos, tabletas y ordenadores, por regla general las fotos en horizontal suelen tener mayor visibilidad que las verticales. Si te atreves a trabajar directamente sobre el código HTML (la mayoría de los gestores de contenidos de los blogs ofrecen esta posibilidad y la del visor convencional, indistintamente) la etiqueta HTML sería: <img src=”nombredelafoto.jpg” alt=” la descripción que quieras ponerle ” />

Trata de ofrecer contenido de valor

Los grandes selectores de contenido en internet (Google, Facebook…) llevan un tiempo insistiendo en la necesidad de resaltar y dar más importancia a los contenidos de valor, en una apuesta que prima la calidad antes que la cantidad. Se acabó el reinado del todo vale y cuanto más, mejor. De hecho, se han modificado sus algoritmos para que no tenga el mismo valor un artículo de redacción propia que un texto de corta-y-pega o una imagen ajena. Un contenido original, que ofrezca soluciones y/o resulte de verdadero interés para los internautas será lo más valorado por el buscador.

Llamar a la acción

Nuestra intención es que el internauta haga click en nuestro enlace cuando realiza una búsqueda, por lo que sería interesante invitarlo a ello. Uno de las mejores llamadas a la acción son las imágenes, que bien utilizadas se convierten en herramientas imprescindibles para la atracción de usuarios. Después de todo, y pese al predominio actual del texto, internet es el reino del multimedia y el audiovisual. Una elección eficaz de las imágenes facilitará la conversión.

Anclas y menciones a nuestro propio contenido

La inclusión de vínculos de retroceso o ‘anclas’ es recomendable para textos largos, pero no menos que los enlaces a las URL de otros contenidos (propios y ajenos). Google prima los textos con profusión de hipervínculos, aunque se debe tener muy en cuenta que dichos enlaces lleven realmente a contenido relacionado y de interés real: no vale poner enlace a cualquier cosa. Si no cumplimos esta regla, en lugar de mejorar nuestro SEO Google lo que hace es penalizarlo.

La importancia del título y de la etiqueta <meta>

El título es uno de los aspectos que más se debe cuidar. Por supuesto, debe mantener cierto rigor periodístico (como mínimo, responder al QUÉ, es decir, dar a entender al lector de qué irá el texto), pero también debe contener las palabras clave de nuestro texto. Las etiquetas de título deben estar bien definidas, así <H1> será para el título principal y los <H2>, también de enorme importancia, facilitarán el trabajo a Google. En este artículo, todos los títulos secundarios (cómo este que se denomina “la importancia del título y la etiqueta meta”) tienen su tag H2.  La mayoría de gestores de contenidos de blogs tiene una opción gráfica en su menú de acciones para colocar estas etiquetas de modo visual, aunque por supuesto siempre podremos editar el texto en modo HTML y añadir las etiquetas a mano. Del mismo modo, la ‘meta description’ es fundamental: se trata de una etiqueta que contiene una pequeña descripción general del texto por lo que Google hará mucho caso de lo que figure en ella.

 Haz la prueba. Trata de poner en práctica estos consejos y verás cómo mejora el posicionamiento de tus contenidos en buscadores, lo que redundará en un aumento paulatino de las visitas a tu web.

Sobre el autor de este artículo

Carlos Domínguez