Tecnología

¿Se puede patentar una API?

normativa-derechos-autor-APIs
Escrito por Lara Olmo

La legislación entorno a la propiedad intelectual de las APIs públicas puede ser confusa. Si eres desarrollador y no sabes hasta dónde llegan tus derechos de autor, aquí tienes una guía.

Encontrar un restaurante cerca de ti, monitorear tus constantes vitales o comprobar si determinado artículo está en stock son algunas de las acciones cotidianas que efectuamos desde nuestros dispositivos móviles, casi a diario. Sin embargo, hace un tiempo no eran si quiera imaginables.

Las aplicaciones móviles y las empresas han ido diversificando y ampliando sus servicios gracias a la expansión de las APIs (Application Programming Interface). En la última década el número de APIs públicas ha pasado de apenas 300 a superar las 14.000 y estas son sólo una parte, ya que se calcula que el 90% de todas las existentes son privadas.

La “API Economy”, como algunos le llaman, se encuentra en plena expansión y sus usuarios no dejan de crecer, gracias en gran medida al desarrollo móvil y del Internet de las Cosas.

Como habrás imaginado, la diferencia entre una API pública y una privada es que la primera expone los objetos de negocio y sus datos a la comunidad de desarrolladores, para que los empleen para desarrollar las suyas propias (son open source).

Esta apertura genera dudas entre los desarrolladores, que a veces no tienen claro hasta donde llegan sus derechos de autor y si pueden proteger de alguna forma su propiedad intelectual.

Existe normativa al respecto, como la Directiva de Servicios de Pago Europeo (PSD2), pero hay divergencias entre los diferentes marcos jurídicos de cada país, referentes a la protección de derechos de autor de las APIs. Para resolver este dilema, la directora general de la consultora MKM, María Kovesdiofrece esta guía para no liarse con la legislación:

  • Una API en sí misma no se puede patentar, aunque sí se puede proteger con derechos de autor.
  • Una API es un software, y la legislación europea dice que el software no se puede patentar.
  • El software (o programa de ordenador) se puede proteger con derechos de autor y sólo como patente en lo casos en los que forme parte de una invención, como propiedad industrial.
  • Para reconocer sus derechos de autor el software debe ser original, pero nunca se protegerán los derechos de autor de las ideas en las que se basan los elementos de un programa de ordenador, incluidos los que sirven de fundamento a sus interfaces.
  • En EEUU las APIs tienen derechos de autor pero esto no afecta a los desarrolladores que ejercen su trabajo en Europa, ya que la Directiva Europea de Derechos de Autor y al Tribunal de Justicia Europeo que verificaron la gratuidad de la API.

Vía |  BBVA API

Recurso | NYT

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.