Tecnología

Se acaban las comodidades, adiós a las pantallas en los asientos del avión

asientos avion

Todo apunta a que las aerolíneas retirarán las pantallas en los asientos del avión gradualmente, reemplazándolos por acceso a Internet inalámbrico en el aire.

Las míticas pantallas colocadas en los asientos individuales de los aviones tienen los días contados. En cambio, las aerolíneas ofrecerán un acceso a Internet inalámbrico durante el vuelo permitiendo a los pasajeros acceder a contenidos ilimitados en su propio aparato electrónico.

La popularidad de las pantallas de los aviones ha disminuido entre los viajeros, que cada vez dependen más de su smartphone, tablet u ordenador para el acceso a contenidos. Las aerolíneas pretenden poder llevar la dependencia tecnológica existente en la tierra, hasta las nubes.

El que patalea y el charlatán, los pasajeros de vuelo que más nos molestan

Y es que, los usuarios están acostumbrados a acceder a infinitas posibilidades de entretenimiento en sus dispositivos, por lo que restringir su elección a unos contenidos concretos parece algo anticuado. A esto se le suma el elevado precio de las pantallas, cuya instalación probablemente sea el mayor gasto para las aerolíneas al equipar un avión nuevo y se atribuyen hasta el 10% del coste total de un avión.

A su vez, supondría un incremento de ganancias de las compañías de aviación que podrían transportar a más pasajeros ya que, al suprimir las pantallas, los asientos serían más finos.

Esta tendencia será más común en vuelos de trayectos cortos que en viajes de larga distancia.

No obstante, los expertos señalan que aún queda un largo recorrido hasta implementar tales cambios. Además, si los pasajeros dependieran plenamente de sus propios dispositivos portátiles para acceder a contenidos durante su vuelo, las aerolíneas se verían obligados a asegurar tal acceso. Es decir, puntos para recargar los aparatos tendrían que instalarse en cada asiento, debiendo tener un funcionamiento impecable para evitar que ningún viajero se pase un vuelo sin batería y por lo tanto entretenimiento.

Vía | The New York Times

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!