Tecnología

Scientific Linux, el sistema operativo del Colisionador de Hadrones

scientific-linux
Escrito por Marcos Merino

Esta robusta distribución de Linux tuvo un papel protagonista en la confirmación de la existencia del Bosón de Higgs. Y cualquiera puede instalarla en su PC.

Los dos colisionadores de hadrones más potentes del mundo se encuentran en el CERN (Suiza) y en el Fermilab (EE UU). Ambos laboratorios punteros llevan tiempo usando Linux para gestionar sus sistemas informáticos de investigación. En el caso de Fermilab, empezaron elaborando Fermi Linux (basada en Red Hat Enterprise Linux) en 1998. Cuando, seis años después, el CERN empezó el proceso de migración desde RHEL hacia su propia distribución, ambos laboratorios entraron en contacto y unieron esfuerzos para desarrollar una única distribución de Linux basada en RHEL y que adoptaría el nombre de Scientific Linux.

Scientific Linux es una distribución muy similar a la exitosa CentOS: ambas son clones de RHEL que no usan su artwork ni su marca pero recompilan desde cero su código (manteniendo así la compatibilidad a nivel binario, aunque SL introduce algunas personalizaciones en su configuración, y software extra) y son, posiblemente, los tres ‘sabores’ de Linux más robustos y fiables para su uso en servidores y otros entornos de producción. En el LHC, Scientific Linux se ejecuta (ya virtualizado, ya de forma nativa) sobre las miles de CPUs (PC y Mac) que procesan los 10-15 petabytes anuales de datos producido por el gran colisionador, por lo que este sistema operativo tuvo un papel protagonista en la confirmación de la existencia del Bosón de Higgs (la conocida popularmente como ‘partícula de Dios’).

Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que Scientific Linux es una distribución “sólo para científicos”: no sólo cualquiera de nosotros puede descargarlo y usarlo tanto en servidores como -por ejemplo- en nuestro portátil personal, sino que ni siquiera está dotado de un exhaustivo pack de software científico (al fin y al cabo, habría tantos packs posibles como disciplinas científicas). No, el objetivo de SL es dotar de una base común de software a los laboratorios y grupos de investigación, para evitar tener que duplicar esfuerzos con determinados desarrollos y poder contar con soporte durante varios años (por ejemplo: la última versión hasta ahora de Scientific Linux, lanzada en 2012, contará con actualizaciones hasta el año 2020).

La reciente unión de fuerzas entre Red Hat y CentOS a principios de este 2014, sin embargo, podría llevar a Scientific Linux a repensar su enfoque. En su web explican que tras las conversaciones del grupo de desarrolladores de SL con los responsables de CentOS y Red Hat, así como con el CERN y Fermilab, se mantiene el compromiso con la meta original de Scientific Linux (“proporcionar una plataforma estable, de código abierto y adecuado soporte para cubrir las necesidades de los experimentos de física de alta energía”), aunque “se tendrá en cuenta a los usuarios ajenos” a este ámbito a la hora de tomar futuras decisiones, entre las que podrían estar sumarse a un “grupo de interés especial” de CentOS y plantear el desarrollo de la próxima versión de SL como un derivado de CentOS 7 específicamente dirigido a la comunidad científica.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.