Tecnología

San Francisco prueba la pintura hidrofóbica para evitar la orina en las calles

san_francisco
Escrito por Redacción TICbeat

El Departamento de Obras Públicas de la ciudad pinta algunas paredes con un material capaz de repeler los líquidos.

Cada verano resucita esa leyenda urbana que afirma que un círculo rojo sorprende a los incautos que se atreven a hacer sus necesidades en las piscinas públicas. Si ya hay muchos que no se atreven a comprobar si se trata de un mito, la ciudad californiana de San Francisco ha puesto en marcha un proyecto capaz de disuadir a sus ciudadanos de orinar en la vía pública por métodos parecidos.

Varios muros de la ciudad se han convertido en el escenario de un proyecto piloto que consiste en cubrir las paredes de sus calles con una pintura que repele los líquidos (entre ellos, la orina). Y, como recoge el blog especializado en tecnología The Next Web, al repelerlos, los devuelve a la dirección de la que vienen. Es decir, a su propietario, que probablemente obtenga así una sospechosa mancha en los pantalones que deberá encargarse entonces de explicar en casa.

Según muestran algunas imágenes publicadas por el Departamento de Obras Públicas de la ciudad, al proyectar la orina sobre las paredes recubiertas de este material, éste la repelerá, e impedirá que el líquido resbale por ella. En lugar de eso, la orina será “expulsada” de vuelta sobre su propietario.

De momento son nueve las paredes que han sido cubiertas con esta pintura hidrofóbica, que cuesta varios cientos de dólares. Pero si la experiencia funciona y el problema de higiene pública que genera la incontinencia de algunos ciudadanos retrocede, la acción se extenderá a otras zonas de la ciudad.

Los materiales hidrofóbicos empiezan a gozar de cierta popularidad entre los creadores de innovaciones tecnológicas, en espera a la hora de implementar soluciones de higiene y limpieza. Ya en 2013 se hizo famoso un proyecto de crowdfunding llamado Silic, cuya meta era la de conseguir una camiseta fabricada con un  material nanotecnológico hidrofóbico, compuesto por miles de millones de partículas de sílice unidas al tejido. Al igual que en la pintura que recubre ahora esos muros de San Francisco, una microscópica capa de aire impide que las moléculas de líquido puedan llegar a tocar el tejido, de forma que, cuando cae un líquido basado en agua en la camiseta, éste forma un ángulo de 150 grados y es expulsado hacia fuera.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.