Tecnología

Samsung podría tomar la delantera a Apple con su móvil plegable

Escrito por Marcos Merino

Persisten, sin embargo, problemas con el peso de los prototipos y con la durabilidad de sus pentallas AMOLED. Lo bueno es que Google estaría echando una mano a los surcoreanos adaptando su sistema operativo Android.

Hace tiempo que se rumorea que Samsung está desarrollando un smartphone plegable, capaz de doblarse sobre sí mismo. Y que tan revolucionaria tecnología sería también objeto de deseo por parte de Apple, que ya revolucionó el mercado con los iPhone y no pretende dejarse adelantar por los surcoreanos. En 2016 parecía que Samsung estaba a punto de dar el paso y anunciar lanzamientos para 2017. Pero ese año llegó, y no pasó nada. Ahora, la música vuelve a sonar, pero algo ha cambiado: ahora, Samsung y Google tocan a dúo, pues los de Mountain View estarían desarrollando una versión personalizada de Android capaz de ajustarse a las particularidades del dispositivo de Samsung..

Bloomberg informa de que el proyecto de móvil plegable de Samsung se encontraría en la fase final de su desarrollo, y que cuando salga a la calle lo haría bajo el nombre de Galaxy F, si bien el fabricante se refiere al dispositivo con el nombre clave ‘Winner’ (Ganador). El aspecto exterior del Galaxy F no diferirá demasiado del vídeo conceptual que la compañía publicó en 2014: así, una pantalla de 4” permitirá a los usuarios acceder a las funciones del teléfono sin tener que abrirlo. Cuando éstos necesiten realizar tareas más complejas (ver películas, jugar a videojuego o editar un documento) será cuando puedan ‘desdoblar’ su dispositivo.

Microsoft Andromeda podría tratarse de un dispositivo móvil plegable modular

Persiste, sin embargo, la duda de en qué sentido se desdoblará el teléfono: según la información de Bloomberg, Samsung contaría con dos prototipos finales: uno que se abre verticalmente y otro que lo haría sobre su eje horizontal. El primero de ellos, al parecer preferido por los ingenieros implicados en el proyecto, contaría con una pantalla de 7” cuando estuviera abierto, presentando un aspecto muy similar al de un phablet.

¿Obstáculos en su desarrollo? Por ahora, dos. El primero es el del peso, pues los prototipos actuales estarían en torno a los 200 gramos, 23 más que el iPhone XS Max, pero la única solución aparente parece ser la de reducir las baterías. Peor aún es el segundo problema: la pantalla AMOLED, recubierta por una película transparente y no por vidrio, “se rompe como papel seco” cuando supera su umbral de plegados. Habrá que estar atentos a las novedades que lleguen desde Corea del Sur.

Vía | Bloomberg

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.