Tecnología

Samsung y Philips anuncian la muerte del 3D doméstico

samsung phillips anuncian defuncion televisiones 3D
Escrito por Óscar Condés

La demanda de televisores 3D ha ido bajando progresivamente lo que ha motivado que estas dos marcas decidan no incluir la tecnología en sus modelos para 2016.

Desde hace años el interés por las tres dimensiones, al menos en formato doméstico, ha ido decayendo y no se han cumplido las expectativas de ventas que se pronosticaron durante el boom inicial de la tecnología. Y por si había alguna duda de su decadencia, ahora dos de las principales marcas fabricantes de televisores 3D han anunciado que no incluirán esta característica en ninguno de los modelos de sus nuevas gamas.

Philips fue la primera en confirmar su adiós a los televisores 3D, al menos en lo que toca a los modelos destinados al mercado europeo (los destinados a los EEUU son en realidad fabricados por la japonesa Funai), y lo hizo en un evento reciente de la industria celebrado en Bélgica. Por su parte, Samsung acaba de confirmar su abandono total del 3D a través de Forbes, afirmando que “los últimos modelos de TV de Samsung para 2016 no contarán con funcionalidad 3D. Hemos tomado esta decisión en base a la limitada demanda de los consumidores respecto a esta tecnología y la escasa cantidad de contenidos que se producen en este formato“.

Philips fue aún más contundente en los términos de su despido de la tecnología afirmando que “el 3D está muerto“, según Danny Tack, director de estrategia de producto y planificación de Philips, que continuó rotundo diciendo que “no hay fuentes 3D y nadie quiere 3D. Simplemente, la necesidad de los consumidores por esta tecnología no existe“.

Las previsiones ya anunciaban que el número de televisiones dotadas de tecnología 3D que se lanzaran este año iba a ser reducido, pero el hecho de que dos de las marcas principales (incluyendo la número uno en ventas), hayan decidido prescindir de ello da una buena idea de que el formato no tiene gran futuro. Por otro lado, no debemos olvidar que el formato Blu-ray Ultra HD recientemente lanzado no tiene soporte para películas en 3D, y que en general las últimas innovaciones en el campo de las televisiones (formatos de alta definición, pantallas curvadas…) han ido en un camino opuesto al desarrollo de la tercera dimensión para los hogares.

¿Y las otras marcas?

Samsung y Philips no son las únicas que estarían dando pasos para atrás en relación al uso de las tres dimensiones en televisiones domésticas. Por ejemplo, a pesar de la enorme inversión de LG en los últimos años en el desarrollo y fabricación de su tecnología pasiva de TV 3D, uno de sus representantes dijo en febrero a la publicación coreana ET News que sólo el 20% de sus nuevos televisores para este año llevarían soporte 3D, frente al 40% que lo hacía en 2015.

Por su parte, Sony ha revelado también que sólo los modelos de gama alta serán compatibles con las tres dimensiones. Así, la única marca importante de televisores que todavía parece estar sosteniendo el 3D doméstico es Panasonic. Así se deduce al menos por la inclusión de un buen número de monitores que incluyen soporte de esta tecnología en el catálogo 2016 de la japonesa.

¿Qué pasa con el cine?

Es importante decir que el fallecimiento aparentemente inevitable del 3D como formato doméstico no significa necesariamente que desaparezca de los cines. Actualmente, el mercado de cine en 3D parece razonablemente robusto, aunque es cierto que la desaparición de la tecnología en los televisores domésticos puede sin duda afectar a la decisión financiera de hacer una película en 3D o no. Y es que hay que tener en cuenta que el mercado secundario de las películas (la exhibición doméstica) desaparecería, con lo que se mermarían los ingresos. Así, esto podría hacer que se aumente el número de películas que son adaptadas para las tres dimensiones, en vez de rodarse de forma nativa para esta tecnología.

Quizá sea posible que James Cameron sea capaz de resucitar la popularidad del 3D cuando su secuela de Avatar finalmente vea la luz, pero parece claro que los televisores de tres dimensiones están destinados a caer en el olvido.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.