Tecnología

Samsung DeX, ¿puede sustituir al ordenador un Galaxy S8 convertido en PC?

¿Puede Samsung DeX sustituir al PC?
Escrito por Jakub Motyka

Samsung DeX es la plataforma de interfaz de escritorio que Samsung ha estrenado con los nuevos Galaxy S8 y S8+. Permite trabajar con el móvil desde un monitor utilizando teclado y ratón, pero… ¿de verdad puede sustituir a un PC?

Se llama DeX Station, ya está a la venta por menos de 159 euros y es una pequeña base que a través de la tecnología de Samsung DeX permite convertir un Samsung Galaxy S8 o un Galaxy S8+ en un dispositivo con interfaz de escritorio. Lo hemos probado a fondo para comprobar hasta qué punto puede sustituir al ordenador de toda la vida.

Cuando Samsung presentó los nuevos Galaxy S8, una de las cosas en las que hizo mayor hincapié (además de la pantalla de esquina a esquina, el escáner de iris o el asistente Bixby) fue DeX. DeX es el nombre que recibe la tecnología mediante la que el S8 y el S8+ adaptan el aspecto de un PC de sobremesa, y lo que nosotros hemos probado es la DeX Station, que es el accesorio que se necesita para poner en marcha esa tecnología en los últimos móviles de Samsung.

Del accesorio no os vamos a hablar mucho más allá de decir que, cuando hablamos de la DeX Station, a lo que nos referimos es a una base que incorpora dos puertos USB, un puerto de Ethernet y un puerto de HDMI, además de un enchufe USB de Tipo-C al que se conecta el teléfono para estar siempre cargando la batería. De sus entresijos ya os hemos hablando en nuestra prueba de ComputerHoy.com, y aquí en lo que queremos centrarnos es en el análisis de Samsung DeX desde el punto de vista de alguien que trabaje a diario en el ordenador.

La gran cuestión: ¿El móvil ya está listo para sustituir al PC?

Probamos Samsung DeX: ¿puede sustituir al PC de toda la vida?

Echad la vista atrás por un momento, y pensad en todas las tareas que en su día hacíais (o sabéis que se hacían) desde un PC de escritorio. ¿Cuáles de ellas no se pueden realizar a día de hoy con un móvil o, en el más extremo de los casos, con dispositivos muy concretos tales como un Android TV, un disco duro externo o, como mucho, un mini-PC?

Los procesadores y su tamaño a lo largo de la historia

A excepción de los profesionales que trabajan con programas que consumen muchos recursos (edición de vídeo, fotografía, arquitectura, etcétera), buena parte de las tareas que antes se hacían en el ordenador ahora se pueden llevar a cabo -y, en muchos casos, ya se llevan a cabo- desde el propio móvil. Si os dieran un monitor, un ratón y un teclado, ¿echaríais de menos el ordenador portátil teniendo un teléfono a mano?

Un teclado, un monitor, un ratón y la DeX Station: eso se necesita para utilizar Samsung Dex (además de un Galaxy S8, claro está)

Esa es la filosofía bajo cuyo paraguas nace Samsung DeX. Si entramos en la página web del fabricante, veremos que los surcoreanos presentan este producto como una alternativa para “disfrutar de una experiencia de escritorio con la tecnología del teléfono”. En otras palabras menos elegantes, lo que nos vienen a decir es: “ya que hemos dado vida a un teléfono con una potencia tan bruta como la del S8, ¿por qué no llevar al límite su rendimiento para que funcione como si fuera un ordenador en miniatura?“.

Así es la interfaz en Samsung DeX

Interfaz de escritorio de Samsung DeX

Imagina que ya has conectado tu Samsung Galaxy S8 a la DeX Station, y después has conectado la base a un monitor (o un televisor), y por último has enchufado por cable (o de forma inalámbrica) un teclado y un ratón. Cuando enciendas por primera vez la pantalla, lo que verás es una interfaz que nada tiene que ver con Android. Está basada en Android, sí, pero su aspecto está a años luz de la interfaz que traen los móviles de Samsung.

Samsung ha desarrollado una interfaz de escritorio específicamente para dar vida a Samsung DeX, y se trata de una plataforma que ya viene instalada de fábrica en los nuevos S8. Esta interfaz se activa automáticamente en cuanto conectamos el teléfono a la base, y no requiere ninguna configuración previa.

Samsung DeX

Desde Samsung DeX puedes hacer prácticamente lo mismo que harías en los Samsung Galaxy S8 o S8+. Dado que Samsung DeX es en realidad una “capa” (en el sentido de que tan solamente dota de un diseño de escritorio a las aplicaciones, pero no cambia nada en su funcionamiento), todas las apps que podamos descargar en la Google Play funcionarán a la perfección en esta plataforma (a excepción de algún que otro juego).

Es importante tener claro que DeX no es en absoluto un sistema operativo por sí mismo, y de hecho no es ni siquiera un emulador: es una plataforma que se alimenta de Android 7.0 Nougat, y estamos hablando de algo parecido a una capa que se interpone entre el contenido que envía el teléfono y lo que nuestros ojos ven en el monitor. Pero, en realidad, todas las tareas que hagamos desde el escritorio se estarán ejecutando siempre en el propio móvil.

DeX en el trabajo

DeX en el trabajo

Cuando hablamos de trabajar desde el ordenador, las posibilidades son infinitas. Cada persona utiliza a diario unas herramientas diferentes para llevar a cabo sus labores, y hay un mundo de diferencia entre las necesidades de alguien que trabaja en el departamento de contabilidad frente a alguien que -por poner un ejemplo- administra la logística de la compañía. Pero, aún así, al final todos acabamos recurriendo a programas muy similares.

Da igual que acostumbremos a trabajar en Windows o en Mac, porque lo más probable es que a lo largo de la jornada buena parte de nuestro trabajo pase por alguna de las dos compañías tecnológicas más grandes del mundo: Google o Microsoft. Google si utilizamos Chrome, Drive o Gmail, y Microsoft si trabajamos con Word, OneDrive o PowerPoint.

Almacenamiento en la nube: Google Drive vs Dropbox vs Onedrive

Todas esas aplicaciones (Chrome, Microsoft Word, Excel…) están disponibles en Android y, por lo tanto, también se pueden utilizar en Samsung DeX. De nuevo, queremos insistir en recordar lo sencillo que resulta entender qué se puede y qué no se puede hacer en esta plataforma: si algo se puede hacer en un móvil Android, lo más probable es que también se pueda hacer aquí.

El menú de las aplicaciones abiertas en segundo plano

Pero todo aquel que haya probado a utilizar las aplicaciones móviles de Word, Excel o incluso Drive sabrá muy bien que cualquier parecido entre estas apps y sus versiones para ordenador es un mero espejismo. Cuando utilizas alguna de estas aplicaciones en el móvil o en la tablet (e incluso en un convertible), siempre echas de menos cosas tan evidentes como poder trabajar con dos o tres ventanas abiertas al mismo tiempo, poder copiar texto de una app a otra con un simple atajo del teclado o poder arrastrar archivos entre ventanas. Y eso es precisamente lo que ofrece Samsung DeX.

Esa simple capa que Samsung añade a la interfaz de Android cambia por completo la forma en que interactuamos con las aplicaciones. Todas las apps se abren en forma de ventanas, unas ventanas que puedes mover de sitio, redimensionar o minimizar; esto sí es lo que todos entendemos por multi-tarea, y no lo que nos quieren vender los fabricantes de móviles con eso de la pantalla partida.

Las opciones de acceso rápido que están disponibles desde la interfaz de escritorio

Teniendo el Samsung Galaxy S8 conectado por DeX, la experiencia que podemos vivir es mucho más cercana a una Microsoft Surface Pro o una Samsung Galaxy Book antes que a cualquier tablet con Android. De hecho, es lo más cerca que vamos a estar de trabajar en un ordenador con Windows sin dar el salto al sistema operativo de Microsoft.

Windows 10 S, el nuevo SO de Microsoft para portátiles básicos

Y si lo que utilizas a diario en tu trabajo son los productos de Google (Gmail, Drive, Google Calendar, etcétera), entonces no te vas a encontrar con nada diferente a lo que podrías tener en un Chromebook. Tienes dos opciones: puedes trabajar desde Chrome (y utilizar las versiones web de cada servicio de Google) o puedes trabajar directamente desde cada aplicación oficial de cada uno de los servicios.

Por supuesto que, por poder, desde Samsung DeX puedes realizar tareas mucho más complejas que escribir un documento de texto o reproducir una presentación. Todo depende de si en la tienda de Google Play existe una aplicación para lo que necesitas: para editar fotos, están Adobe Photoshop Express o Adobe Lightroom; para abrir PDFs, está Adobe Acrobat Reader; para hacer videollamadas, está Skype; y así con todo.

El programa de Photoshop abierto en DeX

Lo interesante de Samsung DeX, sobre todo de cara a alguien que utilice su S8 o S8+ como móvil personal, es que todas las tareas que hagas en la interfaz de escritorio se guardan para que puedas retomarlas tal y como las dejaste cuando vuelvas a conectar el móvil a la base. Eso, y que utilizar DeX no supone renunciar a ninguna función del teléfono: puedes hacer llamadas, recibirlas, escribir mensajes de WhatsApp… todo desde el escritorio.

También es posible trabajar con un PC Windows desde Samsung DeX

Decir que, además de todas las aplicaciones que hemos probado durante el análisis, Samsung señala que otra de las funcionalidades interesantes de cara a empresas de su dispositivo es la posibilidad de trabajar con ordenadores Windows de forma remota. Para ello existen diferentes soluciones, y la compañía lo explica más a fondo en este enlace.

Pero también hay alguna que otra mala noticia. La más importante de todas es que si trabajas con los productos de Microsoft prepárate para sacar la cartera, porque para utilizar las aplicaciones de Word, Excel o PowerPoint necesitarás tener una suscripción a Office 365. En otras palabras, deberás pagar por lo menos siete euros al mes (tienes todos los planes de pago aquí) si quieres utilizar estas apps de Microsoft en Samsung DeX.

Samsung Dex, opiniones tras la prueba

Opiniones tras el análisis de Samsung DeX

Llegamos al final de este repaso de funciones de lo nuevo de Samsung en nuestro análisis de Samsung DeX, y lo hacemos con la intención de arrojar algunas opiniones acerca de las sensaciones que nos ha transmitido desde el punto de vista profesional utilizar un Samsung Galaxy S8 desde una interfaz de escritorio.

Samsung DeX, junto con la base de DeX Station, es una de las pocas soluciones de Android para el trabajo que realmente se merecen una mínima consideración de cara a alguien que esté en la búsqueda de un sustituto para el PC de sobremesa o el ordenador portátil.

Las aplicaciones funcionan realmente bien en la interfaz de escritorio, y es tan fácil utilizar la plataforma de Samsung DeX que resulta difícil encontrar alguna excusa para no trabajar a través del Galaxy S8 o S8+ conectado a la DeX Station cuando de tareas ofimáticas se trata. Eso siempre que tengas un monitor, un teclado, un ratón y una conexión a la corriente a mano.

DeX Station

Porque el problema de Samsung DeX no es el producto en sí, sino el concepto sobre el que está diseñado. Samsung se imagina un futuro en el que en las oficinas no habrá ni PCs ni portátiles, sino simplemente monitores y teclados. En ese futuro, lo cierto es que DeX es una solución ideal: llegas con tu móvil por la mañana, lo conectas a una base y empiezas a trabajar. Después, cuando finalice la jornada, desconectas el teléfono y te vas a casa.

Los mejores portátiles convertibles para trabajar

Pero más allá del debate acerca de si ese idílico futuro se hará o no realidad, el presente es bien diferente: si quieres utilizar tu Samsung Galaxy S8 (o S8+) desde la interfaz de escritorio, deberás ir a todas partes con la DeX Station en la mochila. Y eso dando por hecho que siempre encuentres un monitor, un teclado y un ratón disponibles, porque de otra forma no te habrá servido de nada llevar la base encima.

Samsung DeX se encuentra ahora mismo en tierra de nadie: no es ni un sustituto al ordenador portátil, ni es un sustituto a un ordenador con Windows o macOS, ni tiene sentido considerarlo como un sustituto a las tablets o los convertibles. En lugar de eso, es una solución completamente diferente que nos obliga a llevar siempre encima un dispositivo más con nosotros (en este caso, la DeX Station), y eso confiando en que siempre se den las circunstancias necesarias para poder utilizarlo.

Samsung DeX, una solución interesante si no quieres comprar un PC para la casa o la oficina

En cambio, si queremos trabajar desde casa, entonces sí puede tener sentido plantearse la compra de una DeX Station antes que cualquier otro dispositivo. Si ya tienes un Samsung Galaxy S8 o un S8+, te saldrá mucho más rentable gastar los poco más de 120 euros que cuesta la base antes que desembolsar más dinero por un mini-PC. Pero si también tienes que comprar un S8, entonces la inversión se disparará por encima de lo que te costaría un ordenador convencional.

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.