AppsDevs Tecnología

Salvemos AppGratis

Escrito por Martin Cattaneo

El pasado 5 de abril Apple decidió tras haberla aprobado el pasado año, retirar AppGratis de la App Store por considerar que 2 normas estaban siendo violadas.

Si tras ser consciente de la retirada de su aplicación del Apple Store, Simon Dawlat, CEO de AppGratis, decidió escribir un dramático post en el blog de la compañía para mostrar su desacuardo con la medida comunicada por los de Cupertino a través del Wall Street Journal y explicar a los más de 12 millones de usuarios qué había pasado, hoy se ha descolgado con una denuncia pública con un doble objetivo: afirmar una vez más que no han violado ninguna de las cláusulas del Apple Store y animar a que sean los usuarios con su adhesión a esta protesta los que tengan la última palabra.

Save AppGratis cuenta ya con más de 600.000 mails de apoyo en menos de 24 horas y muestra una actividad frenética en Twitter donde se pueden un gran número de muestra de apoyo. En palabras de Dwalat: “esta petición online es la prueba irrefutable de que AppGratis es ante todo una comunidad y un producto que resuelve una necesidad de millones de usuarios. Se ha escrito demasiado sobre esto, por eso con esta acción pretendemos dar a conocer nuestra verdad sobre AppGratis”.

 

 

Nacida como comunidad de aficionados a los teléfonos inteligentes y las aplicaciones, AppGratis ha demostrado en menos de 5 años ser autentica pólvora en al AppStore. Con un porcentaje estimado de entre un 25 y un 40% de instalaciones, una aplicación destacada en AppGratis ha logrado más de 500.000 instalaciones en un solo día. Actualmente AppGratis cuenta con presencia en más de 30 mercados y el pasado mes de enero logró cautivar a los inversores conquistando la cifra de 13,5 millones de dólares en una primera ronda de financiación (Serie A).

La peculiar recogida de firmas llevada a cabo por AppGratis invita a decir a Apple que tú como usuario “piensas diferente”. Si es así, envía tu correo a save@appgrat.is y colabora con la causa.

 

Foto: thenextweb.com

 

Sobre el autor de este artículo

Martin Cattaneo