Tecnología

Rusia podría optar en breve por bloquear Telegram

peticion-change-para-combatir-pornografia-infantil-telegram-privacidad
Escrito por Marcos Merino

La agencia de telecomunicaciones rusa acusa a los responsables de Telegram de no colaborar con la legislación antiterrorista.

Hace 3 años, el desarrollador y empresario tecnológico ruso Pavel Durov anunciaba que abandonaba su país, camino del exilio. Tan sólo unos meses antes, se había visto ‘presionado’ por el Kremlin para vender la popular red social Vkontakte, ‘el Facebook ruso’ (que él mismo había creado), a oligarcas cercanos al régimen. Durov, que afirmó en un comunicado que no tenía planes de volver a su país (“Me temo que no hay vuelta atrás, no después de haberme negado públicamente a cooperar con las autoridades”) era un libertario enemigo de la censura que en ese momento ya estaba centrado en el desarrollo de la app que le haría famoso fuera de su Rusia natal: la aplicación de mensajería segura Telegram.

Sin embargo, que él haya querido dejar atrás sus problemas con el régimen de Putin no significa que el sentimiento sea mutuo: ayer la Roskomnadzor (la agencia rusa reguladora de las telecomunicaciones) emitía una carta abierta en su web dirigida a Pavel Durov, en el que le insta a proporcionarles una serie de datos sobre su plataforma de mensajería para cumplir con una ley antiterrorista, y avisándole de que en caso de no hacerlo, la consecuencia podría ser el bloqueo de la misma dentro de sus fronteras.

Según el director de la agencia, Alexander Zharov, “en estos momentos todas las opciones de comunicación oficial con los responsables de Telegram han desaparecido. Roskomnadzor envía prácticamente todos los días, a todas las direcciones de Telegram que le constan, cartas explicando los requisitos de la normativa rusa sobre los medios de difusión de información… pero no hemos recibido respuesta. […] Le exigimos algo muy sencillo: rellene un formulario con datos de la compañía que gestiona Telegram y envielo a Roskomnadzor para que sean registrados. El tiempo se está agotando“.

Tras la publicación de la carta, Durov ha contestado afirmando que bloquear Telegram iría contra los intereses de Rusia, pues los usuarios optarían por pasarse a servicios competidores “controlados por los Estados Unidos”. Zharov, por su parte, le ha acusado de neutralidad ante el terrorismo.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.