Tecnología

Los grandes ríos chinos se suman a Internet de los objetos

El gigante asiático está surcado por grandes ríos que actúan como importantes vías de comunicación. El transporte de mercancías y el traslado de personas tienen en el tráfico fluvial uno de sus principales medios. Para optimizar esta práctica China ha comenzado a incorporar etiquetas RFID en los barcos y en algunos puntos clave de los márgenes de los ríos, con el objetivo de lograr una navegación inteligente.

Internet de los objetos es una de las tecnologías que más influencia van a tener en la vida de las personas en general y en determinados sectores particularmente. El caso de la navegación es uno de los múltiples usos en los que se está investigando.

China ha realizado avances en este sentido al volcar sus esfuerzos en las etiquetas RFID para agilizar la navegación fluvial. En un país tan extenso, surcado por ríos, éstos constituyen un medio básico para la comunicación entre diferentes poblaciones, así como una de las formas más baratas para transportar mercancías.

Con el fin de facilitar el tráfico fluvial, China ha comenzado a emplazar etiquetas RFID en los barcos, así como en puntos clave de los márgenes de los ríos. De esta forma se creará una red de intercambio de datos, que incluirá información referente al código identificativos de la embarcación, la ruta que sigue y su velocidad.

Estas etiquetas RFID están basadas en el Automatic Identification System (AIS o Sistema de Identificación Automática), unos estándares internacionales que permiten a los barcos comunicar su posición a la costa y a otras navíos. De esta manera se ponen más medios para agilizar la navegación, sin que surjan imprevistos por la coincidencia en las rutas de dos o más embarcaciones.

Es el primer paso hacia una navegación inteligente, que dé un papel relevante a Internet de los objetos y automatice la gestión del tráfico por agua. Según People Daily, para julio del próximo año está previsto que existan en China 134.000 barcos con este sistema de identificación automática de RFID.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano